Triunfó el diálogo: Estados Unidos y Cuba restablecen relaciones luego de 53 años

En un día que ya es histórico, Barack Obama y Raúl Castro anunciaron que sus países iniciarán un proceso para normalizar las relaciones que estaban rotas desde 1961. El Papa Francisco y Canadá claves en el diálogo.

17 de diciembre de 2014

Parece que por fin llega a su fin el último resquicio de la Guerra Fría en América Latina. En un anuncio histórico, los presidentes de Estados Unidos y Cuba le informaron al mundo que iniciarán diálogos para restablecer las relaciones diplomáticas, que estaban rotas desde 1961, año en el que los estadounidenses le impusieron el embargo económico a la isla.

La noticia comenzó a despuntar este miércoles en la mañana, cuando Cuba liberó a Alan Gross, un contratista estadounidense que estuvo preso durante cinco años en la isla y Estados Unidos liberó a tres cubanos que estaban en cárceles de ese país.

Medios internacionales, como The New York Times, comenzaron a filtrar versiones de un posible acuerdo entre ambos países para restablecer las relaciones y se supo que a las 12 del día los dos mandatarios, de manera simultánea, informarían la decisión a la opinión pública.

La hora esperada llegó. Barack Obama y Raúl Castro confirmaron la noticia: Estados Unidos y Cuba normalizarán las relaciones. En las próximas semanas, Jhon Kerry, Secretario de Estado de los Estados Unidos, viajará a La Habana para iniciar conversaciones con el Gobierno cubano y en los próximos meses se reabrirá la embajada estadounidense en la isla.

Por otro lado, ambos países trabajaran conjuntamente en temas como migración, operaciones antidroga, protección medioambiental y tráfico de personas. También se ampliarán los permisos de los estadounidenses que viajan a Cuba en 12 categorías de turistas y se facilitará el envío de remesas a la isla, entre otras cosas.

Aunque el embargo económico continúa vigente y sólo podrá ser retirado con el apoyo del Congreso de Estados Unidos, Obama prometió examinar el tema con los congresistas, algo que no tendrá tan fácil, pues la mayoría republicana y los cubanos que viven en Miami se oponen a la medida.

“50 años de aislamiento no han funcionado, es hora de cambiar el enfoque”, dijo Obama en su declaración. Mientras que Castro afirmó que “la decisión del presidente Obama merece el respeto y reconocimiento de nuestro pueblo”.

Más allá de las implicaciones económicas y políticas del anuncio, que son enormes, la decisión de restablecer relaciones es un triunfo del diálogo y es un ejemplo de que hasta las diferencias más insalvables se pueden superar.

Según trascendió, el Papa Francisco y el Gobierno de Canadá fueron claves en lograr que ambas partes se sentaran a dialogar. De hecho, ambos mandatarios les agradecieron en sus discursos.

Cuando se supo la noticia, el Papa dijo estar complacido. “La Santa Sede continuará apoyando las iniciativas que las dos naciones emprenderán para acrecentar sus relaciones bilaterales y favorecer el bienestar de sus respectivos ciudadanos”, afirmó el Vaticano en un comunicado.  

Las implicaciones para el proceso de paz

La decisión de Estados Unidos y Cuba podría tener implicaciones en el proceso de paz que el Gobierno colombiano y las Farc adelantan en La Habana. De hecho, según Caracol Noticias, uno de los primeros mandatarios con los que Obama compartió la noticia fue Juan Manuel Santos.

En principio, el hecho de que el régimen cubano –principal faro de grupos como las Farc– inicie relaciones cordiales con Estados Unidos, le quita puntos a la posición ‘anti-imperialista’ que defiende la guerrilla.

De hecho, el pragmatismo de Raúl Castro podría ser un buen ejemplo para los comandantes de las Farc, que tienen otra razón más para caer en cuenta de que la lucha armada no es la solución.

Por otro lado, Obama le ordenó al Secretario de Estado Kerry que revise la inclusión de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo, lo que podría ser un paso para sacar a la guerrilla del listado en caso de que se llegue a un acuerdo de paz.

Lo cierto es que hay vientos a favor de la reconciliación en el mundo y en Colombia. La prueba es que a las pocas horas de que la noticia de Cuba y Estados Unidos saliera a la luz, la delegación de las Farc que negocia la terminación del conflicto colombiano en La Habana anunció que esa guerrilla declaraba un cese unilateral indefinido que entrará a regir a partir del 20 de diciembre.