Las Farc les piden perdón a las víctimas de Bojayá

En ese municipio del Chocó ocurrió una de las peores masacres del conflicto colombiano en mayo de 2002. Murieron 117 personas. La guerrilla reconoce su responsabilidad doce años después.

18 de diciembre de 2014
Foto: Archivo Semana.


Aunque en 60 años de guerra son muchos los eventos, lugares y tragedias que han enlutado al país y que han mostrado de forma cruda la barbarie de las balas, algunos de ellos han impactado más que otros, permaneciendo en la memoria de los colombianos.

Es el caso de Bojayá, un pueblo ubicado en el norte del departamento del Chocó que el 2 de mayo de 2002 sufrió en carne propia los avatares de un conflicto fratricida.

Ese día, en medio de un combate entre las Farc y grupos paramilitares, los habitantes de este poblado se refugiaron en la iglesia, creyéndose a salvo de las balas. Pero un cilindro artesanal lanzado por la guerrilla impactó el templo y dejó a 117 personas muertas, incluyendo a 47 niños.

Las imágenes le dieron la vuelta al mundo. La iglesia destruida, imágenes religiosas partidas y pedazos de cuerpos regados en lo que minutos antes era un lugar para la oración y la fe.

Hoy Bojayá volvió a ser noticia, pues 12 años después, la delegación de las Farc que está negociando la paz en La Habana (Cuba), en un acto sin precedentes, le pidió perdón a las víctimas de este hecho y reconoció su responsabilidad en lo sucedido aquel día.

“A todas las personas que han vivido dolor por este desenlace en Bojayá hace doce años, y a la gente del Chocó, reiteramos nuestro pesar profundo por lo sucedido. Ese hecho nunca debió ocurrir”, dice el comunicado leído por ‘Pablo Catatumbo’, en el que la guerrilla hace un recuento de los hechos y dice que el cilindro fue lanzado a los paramilitares y se desvió hacia la iglesia.

El acto se realizó después de una reunión en La Habana entre  algunas víctimas de la masacre Bojayá y la guerrilla, que fue posible gracias a los países garantes y  la delegada de la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, según se explica en el comunicado de las Farc

Además, la guerrilla dice que están considerando –aunque aclaran que de acuerdo con sus capacidades y posibilidades– responder ante la comunidad de Bojayá con “actuaciones reparadoras y transformadoras”.

Leyner Palacios, uno de los representantes de las víctimas de Bojayá que estuvo en la reunión con la guerrilla, dijo a la prensa que va a trasladar la petición de perdón de las Farc a la comunidad y que cada persona debe decidir si perdona o no.

También le pidió a la guerrilla hechos concretos: "Las Farc deben mostrar actos concretos que manifiesten su constricción ante este hecho. Estos hechos no pueden repetirse, ni la continua victimización de nuestras comunidades".

Además, dijo que la responsabilidad de lo sucedido era compartida entre la guerrilla, los paramilitares y el Estado.  


El presidente Juan Manuel Santos dijo en su cuenta de twitter que valoraba el hecho y que era un paso en la dirección correcta.

Entre la esperanza y el escepticismo

Con el final del último ciclo de negociaciones de paz del 2014 las Farc han venido mostrando algunos gestos de paz ante el escepticismo y la desconfianza de la opinión pública.

De hecho esta mañana, mientras el país hablaba acerca de un cese al fuego unilateral decretado por la guerrilla, hombres de ese grupo armado volaron una torre de energía y dejaron sin luz a Buenaventura.

Algunos sectores de oposición han dicho que el cese al fuego no es más que una trampa de la guerrilla, pues en el comunicado en el cual lo anunciaron, dicen que lo podrían terminar si son atacados por la Fuerza Pública.