Hogares llenos de luz

Como se sentía en deuda con Dios por la vida de su hija, Luz Dary Gómez se contactó con el joven estudiante Gohard Giraldo Chica, quien lideraba un grupo de voluntarios que construía casas prefabricadas en sectores vulnerables de Bogotá. Hoy esta iniciativa le ha dado techo a más de 2.300 familias.

19 de enero de 2015
Fotos: Misión Impacto.


Para los hijos de Dios, todo viene para bien. Esta es una frase a la que recurren las personas con una gran fe, probada por dificultades ante las cuales cualquiera otra que no la tenga sucumbiría.


Ese impulso dado por una férrea espiritualidad parece ser el caso de Luz Dary Gómez, protagonista del capítulo de Misión Impacto de RCN Televisión, de este domingo 19 de enero dedicado a los emprendedores sociales. Vea el último capítulo de la primera temporada de Misión Impacto.

Luz Dary enfrentó de una manera poco usual la enfermedad de crecimiento y peso de su hija, conocido como el síndrome de Russell Silver: le prometió a Dios que si la pequeña sobrevivía a las cirugías que le permitirían tenerla a su lado, a pesar de las limitaciones propias de este trastorno congénito, donaría su tiempo a una buena causa.

Catalina Muñoz, motor de la fundación que lleva su nombre.
 
Y la encontró mirando televisión. En uno de los programas de Pacheco (Q.E.P.D.), vio cómo un joven sin mayores recursos ni infraestructura lideraba un grupo de voluntarios que lograba entregarles casas prefabricadas a familias en situación de vulnerabilidad. Transcurría el 2004. En ese momento, conversaron el tema con su esposo (Q.E.P.D.) Óscar Muñoz y prometieron donar 10 casas para esta obra si su hija lograba superar la serie de cirugías pendientes.

Catalina Muñoz hoy es el motor de la fundación que desde ese día comenzó a tomar forma y que hoy ha impactado positivamente a unas 10 mil personas, si se cuenta un promedio de entre cuatro y cinco miembros por hogar. Gohard Giraldo Chica es ahora el director ejecutivo de la fundación, y Luz Dary Gómez es su directora general.

Ese es el corazón de la historia en la que la joven actriz María Adelaida Puerta se inserta para ayudar a construir con sus manos las paredes de la vivienda de Emilse, levantada sobre un pequeño lote en Cazucá, sur de Bogotá, y para darle la buena noticia a otra joven que viene como desplazada del Chocó de que, aunque su lote está sobre una pendiente, la fundación Catalina Muñoz hará todo para levantar un muro de contención y construirle allí también su casa.

Lejos de ser un programa de asistencialismo, Luz Dary comenta ante las cámaras de televisión que las personas que acuden a su fundación, la mayoría madres cabeza de familia, tienen que ahorrar para comprar un lote que debe aparecer inscrito como de su propiedad. Además, tienen que ayudar a levantar la casa prefabricada y pedirles a sus vecinos que le ayuden en este propósito. Es decir, invita a que haya un gran esfuerzo por parte de quien quiere hacerse a la casa prefabricada, pues estas personas tienen muy poco margen de ahorro, y también construye lazos de solidaridad con sus vecinos.

Para hacer realidad el hogar de estas personas de escasísimos recursos, la fundación recibe aportes de empresas, esfuerzos individuales y voluntariado. De tal suerte que, por ejemplo, en el 2012 y luego de la ola invernal de 2011, estuvo al frente de la construcción de una urbanización en el barrio Loma Linda, en Soacha, para 84 familias, que recibió aportes de El Tiempo, también aliado de Reconciliación Colombia, OXY y Cemex.

La fundación, a través de Luz Dary, quien logró con su emprendimiento volver sostenible en el tiempo la idea de Gohard, ha dado luz a estos hogares que han visto reemplazar sus tejas rotas y paredes de madera húmedas por unas casas dignas para seres humanos de escasos recursos.

Para más información sobre donaciones y actividades de voluntariado ingrese a fundacioncatalinamunoz.org o llame a (57-1-4083015)