¿Cuál es el modelo de policía rural que propone Santos?

La nueva propuesta del Presidente Juan Manuel Santos para el posconflicto en Colombia está basada en la Gendarmería Nacional, un cuerpo policial que desde 1791 cuida las zonas rurales de Francia.

26 de enero de 2015

El campo colombiano es clave a la hora de pensar en el posconflicto. No sólo por el hecho de que la tierra está en el centro del conflicto armado que vive el país desde hace más de 50 años, sino porque luego de tantos años de guerra, la Colombia rural se ha quedado atrasada con respecto al país urbano.  

Por esa razón, una de las preguntas que más se hacen los expertos en temas de construcción de paz es cómo va a hacer Colombia para garantizar la estabilidad en estas regiones luego de un eventual acuerdo de paz.  

Este domingo en Francia, a donde fue para buscar recursos y apoyo para el posconflicto, el Presidente Juan Manuel Santos dio pistas acerca de la idea que, en este sentido, ronda en el Gobierno Nacional: una ‘policía rural’ que se encargue de garantizar la seguridad durante la transición entre el conflicto y la paz en las zonas rurales de Colombia.

La idea está basada en la Gendarmería Nacional de Francia, un cuerpo policial que desde la época de la Revolución Francesa (1791) se encarga de garantizar la seguridad en las zonas campesinas de ese país, y que según le dijo a Blu Radio Juan Compagnie, teniente coronel de esa institución, está desplegada por el 95 por ciento del territorio.

Lo interesante del caso francés es que la gendarmería no interviene en las ciudades y municipios grandes, pues ese trabajo lo tiene otro órgano policial: la Policía Nacional Francesa. Eso permite que los gendarmes –como se les llama a quienes integran la gendarmería– se especialicen en temas rurales.

A pesar de ser un órgano de policía, la gendarmería tiene carácter militar y es una fuerza armada. Pero a diferencia del Ejército de Tierra, la Marina y el Ejército del Aire, que pertenecen al Ministerio de Defensa, la gendarmería y la policía que trabaja en las ciudades pertenecen al Ministerio del Interior. Una división que se implementó en 2009.

La diferencia es que mientras las fuerzas que están bajo el mando del Ministerio de Defensa se encargan de defender el territorio francés y proteger los intereses de su país en el extranjero, las que están bajo el Ministerio del Interior se encargan de mantener el orden público.

El no hacer parte del sector de defensa no es un impedimento para que realicen operaciones de alto impacto. Dentro de sus filas incluso existe un equipo de fuerzas especiales conocido como el Grupo de Intervención de la Gendarmería Nacional (GIGN por sus siglas en francés) que se encarga de misiones contraterroristas y de casos especiales, como el rescate de rehenes.

De hecho, parte del ataque en el que murieron los dos terroristas que atacaron la sede de la revista Charlie Hebdo fue realizado por miembros de esa fuerza de seguridad.

La gendarmería también tiene divisiones especiales que se encargan de labores aéreas o marítimas. Y otras que se encargan de cuidar los momunmentos y las zonas históricas de Francia.

Una ventaja de la Gendarmería es que es una fuerza bien entrenada y capacitada para mantener el orden público en tiempos de la paz. Y según Santos, la idea de su 'policía rural' es que "en las zonas de conflicto tengamos una presencia especial donde por muchos años han soportado la guerra".

La duda, por ahora, está en si los desmovilizados de las Farc harían parte de ese cuerpo policial en Colombia. Una idea que el expresidente y senador Álvaro Uribe rechazó en su cuenta de twitter. Lo único claro es que el Gobierno no lo descarta, y según Santos: "eso algo que hay que negociar entre las dos partes".