¿Quién no quiere una segunda oportunidad?

Diez líderes de distintos sectores, con peso en la empresa privada, tuvieron diez minutos para plantearle al público dónde están los retos del 2015. Aquí les contamos qué dijeron.

4 de febrero de 2015

1. Comenzó Mónica de Greiff, presidenta de la Cámara de Comercio de Bogotá. Comentó que Colombia castiga muchísimo el fracaso, mientras que en otras partes del mundo esa experiencia es valorada. Por eso –dijo- aquí resulta tan difícil acceder a un nuevo crédito cuando el primer intento no funciona. “Las segundas oportunidades valen la pena”, señaló al referirse a la esfera económica y, a paso seguido, reflexionó: “Y, ¿ni qué hablar del país?”.

Se refirió así al proceso iniciado hace seis meses por esa entidad de darles, precisamente, una segunda oportunidad a aquellas personas que decidieron dejar las armas y reintegrarse. En coordinación con la Agencia Colombiana para la Reintegración –ACR- vincularon a 60 personas que venían de las Farc, del Eln y de los paramilitares. “Aprendimos que nosotros teníamos que cambiar. Entendimos que teníamos que trabajar de la mano con los sicólogos y con quienes desarrollan los procesos de certificación para lograrlo y flexibilizar la incorporación”, comentó sobre esta experiencia. “Hubo directivos que al principio no estaban de acuerdo o no querían, pero, luego de ver el trabajo nuestro, ahora dicen que sí”, señaló y sentenció: “Si nosotros seguimos discriminando, no podrá haber segundas oportunidades”.

Ahora estas personas están estudiando y progresando dentro de la organización. Varios ya han obtenido ascensos. “Todos nos dijeron: ‘si hubiéramos tenido la oportunidad de estudiar, nosotros no habríamos ido a los grupos ilegales’. Ese es el poder de la educación”, concluyó De Greiff al invitar al auditorio de la Cámara de Comercio de Bogotá, sede Chapinero, a darle al país, a la ciudad y a las personas una segunda oportunidad para salir adelante.
 
2. Néstor Humberto Martínez, ‘superministro’ de la administración Santos, dijo que ahora sí hay motivos para pensar que el 2015 será el año de la reconciliación, luego de décadas de violencia.

“La paz nos está frotando la epidermis”, comentó y agregó: “Por eso tenemos que acariciar esta idea con sentido de responsabilidad”. Se refirió, entonces, al hecho de que cada uno –como ciudadano y como empresario- debe planear su acción frente a varias de las siguientes inquietudes que surgen en el nuevo contexto:
 
. ¿Cómo va a estar mi empresa frente a esas nuevas necesidades?
.  ¿Cómo vamos a llegar a esas nuevas regiones?
. ¿Cómo están los bienes y servicios que ofrezco en el escenario del posconflicto?
. ¿Cómo el establecimiento (del que hacen parte los sectores público y privado) va a enfrentar la nueva fuerza que se desmoviliza?

Martínez le dijo así al auditorio que la paz no sólo compromete a funcionarios públicos, sino a cada colombiano que debe pensar cómo se abrirá a este nuevo tiempo.
 
3. Eduardo Calero, socio principal de PwC, dijo que la clave está en cuidar el capital humano, pues esto se traduce luego en “arrojo para hacer cambio”.

Para lograr este propósito comentó que los directivos deben dejar de cargar a los departamentos de recursos humanos de múltiples operaciones y focalizarlas en la administración de capital humano.

“Al final de la tarde, nuestra responsabilidad es cuidar el pilar de la sostenibilidad de los negocios que es nuestra gente”, señaló Calero.
 
 
4. Miguel Francisco Arismendi, presidente Amway, comentó que Colombia tiene una ventaja que debe maximizar y es el 63 por ciento de actitud de emprendimiento de los colombianos, muy por encima de la media, que se sitúa en el 39 por ciento, según un estudio que citó. Y tiene una explicación para este porcentaje: a los colombianos “nos ha tocado luchar el pan de cada día”.
 
Ahora, le dijo al público que para que esa actitud de emprendimiento represente un potencial de desarrollo e innovación para el país es necesario que los colombianos se disciplinen y afinen su foco estratégico. Esto es verdaderamente un desarrollo cultural. Y ofreció ejemplos: Costa Rica se ha volcado hacia el bilingüismo como ventaja competitiva.
 
Arismendi ve en los emprendimientos una oportunidad en este momento en el que se está hablando de paz y de posconflicto, ya que requieren de ganas, actitud y deseo y de pocos recursos, condiciones todas que se dan aquí. “El tema de la paz y de la reinserción está de moda. Eso va a ser una realidad. Va a ver una cantidad de personas que necesitan reintegrarse a nuestro modelo económico”, opinó. Y ve tres caminos: esquema de empleabilidad; modelo de tercerización, y procesos de microcréditos para emprendimientos. En este último, el reto estará en desarrollar redes, “pues aquí las amistades y las familias son importantes ya que tendrán que interactuar en redes y línea directa”.
 
5. María del Rosario Córdoba, presidenta del Consejo Privado de Competitividad, dice que ahora varias de las agendas público-privadas se están focalizando en temas comunes sobre los que Colombia tiene grandes desafíos: educación, infraestructura, conectividad, salud, justicia y seguridad. “Es una oportunidad para caminar en un mismo sentido”, dijo.
 
Y habla de grandes desafíos porque según ella a Colombia no le va bien cuando se habla de institucionalidad, pues está en el puesto 111 de 148 países. “La institucionalidad en Colombia debe ser muy distinta a la de hoy, que se garantice a todos los actores de la sociedad que la economía pueda operar sin corrupciones, por ejemplo”, comentó al dar muy ejemplo de su sector.
 
También invitó al público a leer el plan de desarrollo, pues allí “el sector empresarial está llamado a participar de una forma activa, atendiendo el contexto regional". Y aquí ve una corresponsabilidad. Primero porque “el tema de la paz no es solo de los funcionarios” y segundo porque el sector público tiene que generar las condiciones para que el sector privado llegue. Y cuando llegue, entonces tiene que hacerlo con compromiso.

6. Adriana Bernal Salgado, presidenta Redgroup y Kienyke.com enfocó su punto en la innovación digital y la oportunidad que ve hoy es seguir la experiencia positiva que logró el portal Kienyke cuando integró a su proyecto las comunidades de información y los activistas de todos los sectores. “Ese talento humano es importante tenerlo en cuenta”, dijo al darle relevancia no solo como receptor sino como productor de contenido.
 
7. Juan Pablo Uribe,  gerente general de la Fundación Santa Fe de Bogotá,  dijo que a su juicio el reto es que el sector salud sea sano, sane y permita soñar, cosas que no suceden hoy en Colombia, porque el país se enredó en los instrumentos –EPS, IPS, Fosyga, etc.- a tal punto que los colombianos se la pasan más en esas disquisiciones teórico-prácticas que en el tema central de cómo cuidar su salud, su buena vejez y la inevitable muerte que vendrá algún día.

“La salud nuestra está en nuestro comportamientos, en el aire y en el agua y en la forma como nos relacionamos con estos; está en lo que hacemos”, comentó y sentenció: “la salud es hacer lo correcto en el momento correcto; atendiendo lo correcto; no haciendo menos de lo correcto”.

Por eso su invitación al público fue “poner el esfuerzo de salud en dónde está la salud” para que, al invertir más en la salud, los colombianos puedan gozar de esta. Prevenir sus enfermedades, enfrentar con dignidad sus enfermedades y, cuando toque, acompañar a morir con dignidad y autonomía.
 
8. Fabiola Sojet, presidenta de la General Electric-Colombia, considera que el reto del 2015 está en promover la equidad de género; es decir, utilizar los talentos de hombres y mujeres en las empresas y en la sociedad; lo que implica confiar en la mujer para cargos directivos y retribuirla en igual forma, pues hoy en el mundo hay pocas mujeres que dirigen grandes empresas, apenas un cinco por ciento conforman sus juntas directivas y hay un 20 por ciento de disparidad lo que percibe un hombre y lo que percibe una mujer, estando esta última en desventaja.
 
Para Sojet la meta no es irreal pues países como Finlandia, Suecia y Noruega han logrado darle a la mujer la posición que es y Colombia debe comenzar a trabajar en esto, ya que los estudios señalan que para cerrar la brecha de género un país tarda entre 70 y 100 años. Propuso varios caminos para lograrlo: formar liderazgos, educar a la mujer, darles las mismas responsabilidades a hombres y a mujeres, hacer arreglos de trabajo flexibles para permitirles responder a sus otros roles, crear focus group para entender y trabajar sus necesidades, entre otros.
 
9.  Jaime Romagosa, presidente ejecutivo del Banco Santander, considera que si Colombia logra firmar la paz, como está convencido que va a suceder, el país alcanzará el principal reto no solo del 2015, sino de su historia reciente.

Ya frente a su sector, dijo que está convencido que la digitalización de la banca es el principal desafío y, en este sentido, llamó a sumergirse en el mundo de la innovación tecnológica y arrojó dos datos para sustentar su posición: hoy Google, uno de los cuatro emporios digitales más grandes del mundo, es consultado principalmente desde el teléfono celular y hay estudios que señalan que cada persona revisa por lo menos 150 veces al día su móvil. “O nos movemos a los grandes como Google o simplemente nos van a mover de nuestros espacios”, comentó.
 
10. José Antonio Vargas Lleras, presidente de la Asociación para el Progreso de la Dirección –APD- y Codensa, dijo que uno de los mayores desafíos del 2015 es armonizar proveer recursos con el cuidado del medio ambiente. Y que en eso el sector energético de nuestro país ha salido muy bien librado, pues estudios muestran que Colombia es el cuarto país en el mundo que trabaja con sentido de responsabilidad ecológica.
 
Al finalizar cada breve exposición, el superministro Martínez dijo que le alegró este Encuentro de 10 ideas para el 2015, pues ve que la mayoría de visiones coinciden en que la paz será una realidad en la que tendrán que trabajar las empresas en Colombia.