Becas a estudiantes ponen a prueba reconciliación en universidades

El programa ‘Ser pilo paga’, que le permitirá a 10.000 estudiantes de escasos recursos estudiar en las mejores universidades del país, no ha sido bien recibido por muchos de los alumnos que ahora son sus nuevos compañeros. Los prejuicios y las diferencias sociales han salido a relucir. Un reto para la reconciliación en la vida cotidiana.
 
4 de febrero 2015
Foto: Archivo Semana

 
Luis Carlos Gómez
Periodista Reconciliación Colombia
 
A pocos días de haber comenzado a funcionar el programa ‘Ser pilo paga’, los mensajes ofensivos que circulan en redes sociales sobre los estudiantes becados que han ingresado a universidades como Los Andes y La Sabana, muestran que la bienvenida que les han dado sus nuevos compañeros no ha sido amable en todos los casos.

Vea: estudiantes de los Andes y la Sabana expresaron indignación por mensajes contra compañeros becados.
 
En una página de Facebook llamada Confesiones Unisabana, al lado de mensajes en los que universitarios escriben sobre el muchacho o la niña que les gusta, hay otros, escritos de manera anónima, en los que estudiantes de la Universidad de la Sabana se quejan sobre la gente “nueva” que ha llegado, usan fuertes calificativos sobre ellos y vinculan su ingreso con robos recientes que se han presentado en la Universidad.
 
“No quiero ser despectivo con lo que diré, pero desde que entré a la universidad siempre tenía mucha confianza en la gente que estaba a mi alrededor, dejaba la maleta con mi IPad y mi computador en embarcadero y no pasaba absolutamente nada... No se sí es por los becados del Estado o que dejaron entrar a cualquiera este semestre”, afirma uno de los mensajes.
 
“No tengo nada en contra de los becarios que ingresaron pero el semestre pasado el ambiente era completamente diferente, ser Sabana si valía la pena ahora da es PENA! me parece muy bueno que hayan obtenido becas y que puedan acceder a la educación superior pero acaso la universidad no podía realizar un filtro?”, agrega otro.
 
En la Universidad de los Andes existe una página similar llamada Confesiones Uniandes Reloaded -ninguna de estas páginas representa la posición de las Universidades-. Aunque en ella no aparecen mensajes de este tipo, el administrador del grupo explica que los ha recibido, pero no los publica por respeto a los jóvenes afectados.
 
“Es más bien poco lo que llega con comentarios abiertamente despectivos y ofensivos que no se hace con intención de trollear. No niego que es de las pocas cosas que me irritan, pero más allá de no publicarlo porque me irrite es porque sinceramente siento que darle atención a ese tipo de comentarios es negativo y me importa más lo que sientan los que son atacados al leer eso, que lo que sientan los que los mandan. ¿Censura? muy probablemente. No voy a ser hipócrita y decir que no”, afirma el administrador de la página.
 
Aún así, un estudiante que dice ser de Los Andes dejó su mensaje de rechazo en la página de Facebook de La Sabana. En él, se queja de lo que ocurre en su Universidad y los alienta para que “hagan algo”.
 
“NO permitan que La Sabana se convierta en lo que es hoy Los Andes, llena de gente que no hace falta verla con detenimiento para darse cuenta de la "gentuza" que son y lo guisa que es y que se están tirando la Universidad; el campus, los lugares para descansar, los edificios, salones y parqueaderos y la U en general, la verdad que boleta! Ustedes aún están a tiempo de hacer algo”, afirma.
 
Uno de los estudiantes becados deja entrever que el malestar por su llegada se ha hecho evidente en la Universidad. Incluso, pide disculpas a sus compañeros por incomodarlos.
 
“Soy primíparo y también uno de los 400 y punta de becados y la verdad ya se ha vuelto algo incómodo el hecho que nos generalicen a todos nosotros como supuestos "ladrones o ampones" por lo que es mejor ir al parque de CC (Centro Chía) y allá pasar todos los "huecos" y así darles un poco más de espacio.... Lamento si llegamos junto a los otros 400 y punta de becados a amargarles el rato”.
 
Pero no todos los estudiantes comparten esta actitud. En la misma página, varios de ellos, con su nombre propio, manifiestan su inconformidad por el trato dado a los becados.
 
“Me siento avergonzada de tantos comentarios despectivos, clasistas y deshumanos, esas son las personas que no han aprendido nada de los valores que tanto intenta inculcar la universidad. Qué vergüenza”, dice Sandra Forero.

“Las becas se las merecen por sus capacidades. Más bien hagamos parecer que ser Sabana SI vale la pena. Tristemente eso robos pudieron ser realizados hasta por los babosos a los cuales sus papitos les pagan 9 millones de pesos de matrícula y solo sirven para criticar y juzgar”, comenta por su parte Juan Andrés Méndez.
 
Un reto para la reconciliación

Como lo publicó la Revista Semana hace algunos días, las universidades son conscientes del impacto de la llegada de los estudiantes becados.
 
Varias han creado programas que incluyen ‘compañeros guías’ y procesos especiales de inducción con las que buscan que los estudiantes se sientan bienvenidos.

Aunque Los Andes ya contaba con un programa de becas, este beneficiaba solo a un número de 100 estudiantes cada año. Con el programa ‘Ser pilo paga’, este número aumentó a 600 becados cada año, de un cupo total de 2.000.
 
Pese al esfuerzo hecho por las Universidades, lo que muestran los espontáneos pero duros mensajes de rechazo publicados en Facebook es el reto que tiene Colombia frente a la reconciliación: esta va mucho más de llegar a un acuerdo de paz en La Habana y tiene que ver con la vida cotidiana.
 
Como lo manifestó uno de los jóvenes a los que Reconciliación Colombia consultó sobre su visión en torno a la reconciliación “Desde las casas, es que se empieza a formar la paz”.