10 conclusiones del informe de la Comisión Histórica del conflicto

La importancia del tema agrario como causa del conflicto, los daños que todos los actores armados han provocado a la población civil y la necesidad de emprender reformas de fondo para que esto no vuelva a ocurrir, son algunas de las conclusiones de los 12 expertos convocados por la Mesa de Negociación.

Por Luis Carlos Gómez Díaz
Periodista de Reconciliación Colombia
Febrero 10 de 2015
Foto: Comunicaciones Paz Gobierno.


Los 12 miembros de la Comisión Histórica del Conflicto y los 2 relatores que recogieron sus conclusiones (vea quiénes hacen parte de la Comisión), decidieron no presentar un solo informe conjunto, con el argumento de que la verdad sobre nuestro conflicto no es una sola.

“Esta misma convicción animó a la Mesa de Paz de La Habana a solicitarles a doce académicos un ensayo individual, buscando no una visión única -lo cual es imposible, al menos en el campo de la historia y de las ciencias sociales-, sino una multiplicidad de miradas”, explica Eduardo Pizarro, uno de los relatores.

“Como puede advertirse fácilmente, los documentos producidos por los expertos no sólo corresponden a visiones conceptuales y teórico-políticas disímiles, sino que han abordado los puntos del mandato desde perspectivas muy diferentes, en la mayoría de los casos poniendo énfasis en determinadas dimensiones, aunque algunos sí ensayan una visión más global e integral del conflicto”, agrega Victor Manuel Moncayo, el otro relator.

Sin embargo, de los doce documentos y dos relatorías (que pueden consultarse completos en esta página), se pueden rescatar algunas ideas claves sobre nuestro conflicto, que servirán de insumos, como lo explicaron los dos relatores, no solo para la Mesa de Negociación, sino para un debate sobre “que nos pasó, por qué nos pasó y cómo superarlo”.

1. La historia de Colombia puede definirse como el “fracaso o aplazamiento indefinido de reformas sociales” (Sergio de Zubiría). Sobre este punto, advierten los expertos que si el país quiere garantizar un postconflicto en paz, sólido y duradero, tendrá que asumir reformas de fondo para que la violencia no se vuelva a reproducir.

2. Las disputas por tierras y en especial la carencia de una reforma agraria efectiva son uno de los principales factores detonantes del conflicto. Dario Fajardo destaca que estas tensiones han incluido una excesiva concentración de la propiedad rural, desorden en las formas de apropiación de tierras baldías, débil legitimidad de los títulos de propiedad y formas de autoridad arcaicas en el seno de la propiedad. 

3. El tema de la reintegración será esencial para consolidar el posconflicto. Francisco Gutiérrez advierte en su ensayo que uno de los factores que explica la prolongación del conflicto armado en Colombia ha sido que nuevos actores armados reclutan a personas experimentadas de ciclos armados anteriores. Incluso, destaca, líderes de bandas criminales provienen de grupos guerrilleros.

4. Aunque Colombia ha sufrido el conflicto desde los años cuarenta, ha habido ciclos de recrudecimiento de la violencia. El actual se originó en los años ochenta, relacionado con el surgimiento del paramilitarismo y con la presencia de cuantiosos recursos financieros provenientes del narcotráfico, el secuestro y la extorsión. 

5. La clase dirigente colombiana no adoptó las medidas que se requerían para prevenir el recrudecimiento del conflicto o las que adoptó fueron insuficientes. En algunos casos, incluso, quiso aprovecharse de estos factores, como ocurrió con la parapolítica o con la permisividad frente al narcotráfico.

6. El conflicto tiene enormes diferencias regionales, lo cual se ve agravado por la enorme complejidad geográfica de Colombia, que es una de las cinco mayores del mundo. Esta complejidad ha favorecido la acción de los grupos ilegales y ha dificultado la presencia del Estado.

7. La población civil, y en especial, la de las áreas rurales ha sido la más afectada por el conflicto y todos los actores armados han sido responsables de crímenes contra ella. Los agentes estatales han sido responsables especialmente de asesinatos selectivos, tortura, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas. Los movimientos guerrilleros del uso de minas antipersonas, desplazamiento forzado, secuestro, extorsión, reclutamiento ilícito ataques contra bienes civiles y públicos, y daños ambientales. Y los grupos paramilitares de asesinatos selectivos, amenazas, masacres, desplazamiento forzado y despojo de tierras, tortura y delitos sexuales.

8. El conflicto también ha mostrado una notoria deficiencia del Estado colombiano para detentar el monopolio de la fuerza, lo cual, entre otros, favoreció el surgimiento de grupos paramilitares. La débil capacidad del aparato judicial en Colombia también ha contribuido al aumento de modalidades de justicia privada.

9. Aunque la elección popular de Alcaldes y Gobernadores fortaleció la democracia en el país, también fue un factor que tuvo consecuencias negativas en el conflicto, no solo porque propició el asesinato sistemático de líderes políticos, sino porque muchos de ellos se aliaron con los actores armados para impulsar sus actividades políticas.

10. El conflicto ha significado una derrota para todos los colombianos. La guerrilla no pudo conquistar el poder por la vía de las armas y el Estado no ha logrado consolidar su presencia en todo el territorio. Además, ha empobrecido más a los sectores sociales más pobres y ha sido un enorme obstáculo para el desarrollo económico.