Cinco razones por las que Mockus marchará

En el Cementerio Central, frente a varias de las urnas cinerarias en las que se alcanza a leer ‘La vida es sagrada’, Antanas Mockus dijo que luchará por que la violencia pase a ser como la viruela: cosa del pasado.

16 de febrero de 2015

Aunque su pinta de este lunes no era la de maestro de obra, el profesor Antanas Mockus se quitó su saco, tomó un largo rodillo y, pintura en mano, comenzó a repasar una a una las letras desteñidas por la intemperie en las que tenuemente se leía ‘La vida es sagrada’.

Fue la manera simbólica de ‘resucitar’ entre los muertos su propuesta de marchar el 8 de marzo, simplemente por el valor de la vida, iniciativa que hoy ha sido contaminada por suspicacias políticas de los sectores uribistas que aducen que está pagada por el gobierno de Santos.

La iniciativa Reconciliación Colombia acompañó a Mockus hasta los columbarios del Cementerio Central, donde lo recibió un grupo de ‘visionarios’ que trabajaba en las paredes y fachadas de estas bóvedas. Mockus dijo que habrá marcha, invitó a los ciudadanos a sumarse a la movilización del 8 de marzo e hizo un llamado al expresidente Álvaro Uribe y al senador Iván Cepeda para que le den un compás de espera a este intento de sumar solidaridades a ver si a Colombia le cambia la cara, como él lo pudo hacer con las fachadas de las urnas cinerarias, y quizá en cinco años levantarse con el siguiente titular “Colombia es el país del mundo donde menos homicidios hay”.

Las razones por las cuales Mockus se mantiene en la marcha pueden resumirse en cinco:

1. Como lo indica el informe ¡Basta ya! Colombia: memorias de guerra y dignidad presentado por el Grupo de Memoria Histórica del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) en el 2013, el conflicto armado ha causado uno de cada tres homicidios en Colombia. Entonces, es necesario advertir que dos de cada tres muertes en Colombia son caudadas por razones externas al conflicto (razón expuesta en el documento Iniciativa Nacional de Cultura de Paz).


2. Mockus dice que va a marchar porque tiene el convencimiento de que la paz no pasa por los acuerdos que se están discutiendo en una isla. “Lo que se está discutiendo allá es respetable, pero aquí tenemos que hacer respetar otras vidas”, dijo al mantenerse en la movilización del 8 de marzo. “En La Habana no se está discutiendo sobre el marido que mata a una mujer por celos o que se maten cuatro niños por un millón de pesos”, añadió. No es que Mockus esté pidiendo que estos temas se discutan en la negociación con las Farc, lo que pide es que los ciudadanos se movilicen rechazando que estos se dé.
 
3. La vida es sagrada, incluso la del peor criminal, dice Mockus. “Todos tenemos remedio”, señala al comentar que si él tuvo remedio, por qué los demás no. Se confiesa comentando que cuando fue profesor fustigó fuertemente a sus jóvenes alumnos a tomar acciones para que el mundo cambiara y quizá eso llevó incluso a estudiantes como Héctor Lozano, a quien recuerda porque limpiaba el tablero con la bufanda que traía, a tomar las armas, enlistarse en el M-19, participar de la toma de Palacio de Justicia y morir con una sonrisa en ese sangriento episodio “porque venció la muerte”, le dijeron algunos testigos presenciales. Mockus dice que quiere liberarse del pasado, pensando en el futuro.

4. Invita a los colombianos a marchar para refrendar el quinto mandamiento: no matarás. “No hay una urgencia mayor en Colombia”, dice y agrega: “Tenemos que colocar la vida en un lugar muy especial”. Mockus dice que respeta la labor de los soldados, por lo que no quiere restarle valor a lo que hacen y señala que él se aguantaría un presupuesto alto de guerra, si todos, incluidos los soldados, cuidan la vida.
 
5. Quiere marchar para que los colombianos se proyecten: por ejemplo, se imaginen las armas oxidándose. “Quiero que crezcan el rechazo a los homicidios y los homicidios”, comenta. “Hay que tener la posibilidad de dejar la violencia, como dejamos la viruela, atrás, en el pasado”, dice.

Así que la prioridad es marchar. “Quiero un país sonriente”, dijo Mockus.