Conciencia sobre los recursos naturales cada vez es mayor

Colombianos están vinculando los retos ambientales a su cotidianidad. Recomendaciones de Naciones Unidas en materia medioambiental pueden marcar un derrotero para ligar el tema de paz sostenible al cuidado de los recursos naturales.
 
21 de febrero de 2015
 
No es casualidad que el 73 por ciento de los colombianos usen cada vez más bombillas ahorradoras; tampoco lo es el hecho de que el 45 de los bogotanos estén preocupados por el aire; ni que sean cada vez más las personas que se decidan por comprar productos amigables con el medio ambiente. Estos son algunos de los resultados que arroja la Segunda Gran Encuesta Nacional Ambiental -realizada entre octubre y noviembre del 2014-, y que muestra un panorama esperanzador para el medio ambiente colombiano. Esto contrastada con los resultados de la primera encuesta nacional realizada en el 2008.        
 
Según Eduardo Behrentz, decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de los Andes, el hallazgo más valioso de esta encuesta es que hoy los ciudadanos le dan mayor importancia al tema medioambiental que a aquellos que habían venido copando su agenda de interés como son la economía y la educación (ver un ejemplo de iniciatva ambiental iniciada por un ciudadano). El sondeo también reflejó un mayor conocimiento de las instituciones en esta área, así como mayores niveles de exigencia a las autoridades para lograr comportamientos que favorezcan el bienestar ambiental.
            
“9 de cada 10 personas dicen que el estado actual del medio ambiente es desfavorable”, aseguró Eduardo Behrentz. A pesar de esta situación, reconoció este resultado como positivo, pues significa que las personas están exigiendo en esta materia al ser conscientes de los problemas ambientales, lo cual genera, a su vez, acciones concretas.
 
La encuesta realizada tuvo como objetivo identificar percepciones, actitudes y conocimientos de los hogares colombianos en 12 ciudades del país frente al tema ambiental, donde fueron encuestadas casi 13 millones de personas. Del equipo diseñador de la encuesta hicieron parte varios expertos entre los que se cuentan, además de Behrentz, quien es decano de la facultad de Ingeniería de Uniandes; los exministros de ambiente Cecilia Rodríguez y Carlos Costa; la directora del instituto Humboldt, Brigitte Baptiste, y el investigador del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional, Gonzalo Andrade.
 
Hoy las Corporaciones Autónomas Regionales (CAR), autoridades ambientales en cada región, son cada más conocidas por los ciudadanos. El reto es que sean reconocidas por su labor. Además, los colombianos que fueron encuestados mostraron que están de acuerdo con la imposición de multas, como una herramienta eficaz para hacer frente a las infracciones ambientales.
 
El hecho de que el 90 por ciento de las personas objeto del estudio creen que es necesario recibir capacitación ambiental para las actividades del hogar demuestra, una vez más, el interés y la preocupación por incidir en las condiciones ambientales desde la cotidianidad. En este sentido, el manejo de residuos sólidos y de basuras se muestra como prioritario, así como el manejo del agua, del ruido y del aire. Esto porque los ciudadanos no solo buscan reducir los gastos de los servicios públicos, sino porque consideran que deben proteger el medio ambiente desde lo que les corresponde.
 
Con todo, Behrentz dice que hay que trabajar para que actuemos en consecuencia. "Nosotros tenemos que desarrollar estrategias específicas para que la conciencia, que se ha aumentado, se vea reflejada en la acción" aseguró. Este Decano de la Facultad de Ingeniería de Uniandes cree que, en todo caso, hay de dónde construir, pero con grandes desafíos por parte del Gobierno Nacional.

¿Cuál es el reto, entonces? Diseñar estrategias concretas para transformar esa conciencia en comportamientos puntuales, sumado a que las autoridades ambientales diseñen políticas de Estado, no de gobierno.
 
Por su lado, el viceministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Pablo Vieira Samper, manifestó su apoyo a los desafíos planteados por Behrentz. Resaltó que la participación ciudadana en esta área es muy importante y presentó el Plan Nacional de Desarrollo como un modelo de desarrollo sostenible enfocado en el crecimiento verde.
 
Las Naciones Unidas también se han referido a este tema como “la paz verde”. Dentro de las recomendaciones planteadas por este organismo multilateral, está desarrollar un “pacto social”, en el que se debe fortalecer la capacidad institucional.
 
La educación y la gobernabilidad; el ordenamiento y criterios de uso de los recursos; la adaptación al cambio climático; la conservación y uso eficiente de los recursos, y el mejoramiento de la calidad ambiental son las cinco palancas con las que el Ministerio del ramo le apunta al crecimiento verde. Hacia futuro estos motores ambientales hay que evaluarlos a la luz de la protección de las zonas de reserva forestal,  el desarrollo de los planes de ordenamiento territorial, la provisión de agua y bosques y la regulación ambiental en estos tiempos de cambio climático, contenidos como retos en el documento de la ONU.
 
Los resultados de la Segunda Gran Encuesta Nacional Ambiental fueron presentados el 19 de febrero por la ex ministra de ambiente, Cecilia Rodríguez; el gerente de Cifras y Conceptos, César Caballero; el viceministro de ambiente, Pablo Vieira Samper, y Eduardo Behrentz en el auditorio Mario Laserna de Los Andes.