¿Cómo construir sociedades donde sea posible aspirar a la felicidad?

Entender la paz como una tarea pendiente y no como un resultado de las negociaciones de La Habana, tener una disposición abierta para impulsar transformaciones sociales y resaltar la reivindicación de los derechos de las víctimas fueron los ejes de reflexión con Óscar Arias, Nobel de Paz.
 
24 de febrero de 2015
 
En el marco de la conferencia “Ideas para que Colombia consiga la paz”, el premio Nobel de paz Óscar Arias y el jefe del equipo negociador de la administración Santos, Humberto de la Calle, analizaron cuáles son los elementos que le pueden permitir a Colombia alcanzar la paz.
 
Para Arias es importante que la sociedad colombiana sea consciente de los desafíos que supone el proceso de construcción de la paz, más allá del escenario de La Habana. Los acuerdos con las Farc, dijo, son solo el primer paso de la construcción colectiva de paz sin mediación de las armas.
 
Desde su experiencia como expresidente de Costa Rica y facilitador de los procesos de paz de América Central en los años ochenta, Arias manifestó que no existe una receta infalible para lograr la paz, pero sí deben existir varios de estos elementos:  voluntad para hacer concesiones; respeto a los acuerdos alcanzados; elegir entre sancionar el pasado o habilitar el futuro; cierto grado de perdón; honrar el dolor de las víctimas; y todo eso bajo una perspectiva amplia de desarrollo humano, atacando directamente la pobreza.
 
Bajo esta perspectiva, la paz debe transformarse en desarrollo para las comunidades, inversión social, oportunidades de inclusión, justicia e institucionalidad democrática que supere lo que se plantee en los acuerdos de La Habana.
 
Por su parte, De La Calle señaló que hay que tener fe en el proceso, que han existido avances significativos, aunque no se pueda aún saber a ciencia cierta cuál va a ser el desenlace.
 
Para el portavoz gubernamental, la paz se debe entender como un ejercicio posterior en el que debe quedar proscrita la combinación de las armas y urnas, con un manejo más moderado de los medios de comunicación y sin que se pierda la perspectiva de que todo el proceso esta centrado en las víctimas.
 
Frente a las filtraciones y rumores sobre lo que implica un modelo de justicia transicional explicó que es imposible hablar de indultos o amnistías, por cuanto no se puede renunciar a la justicia en nombre de la paz, más aún cuando lo que se busca es la reivindicación de los derechos de las víctimas.
 
Frente a los resto que afronta el proceso, Rafael Pardo, Horacio Serpa, Carlos Holmes Trujillo y Camilo Gómez, como exconsejeros de paz presentaron sus reflexiones.
 
Gómez, Pardo y Holmes Trujillo resaltaron la necesidad de lograr respaldo y unidad de la sociedad frente al proceso de paz, pensando en las revalidaciones sociales que se deben dar de los acuerdos a futuro. Donde se ponga fin a las divisiones que hoy en día se hacen entre “amigos de la guerra y amigos de la paz”.
 
Mientras que Serpa expuso la necesidad de tener una pedagogía para la paz en la que se le explique al país qué es el proceso y cuáles son sus alcances. Y en una etapa posterior generar cambios estructurales que no permitan que se vuelva a recurrir a las armas para exigir reivindicaciones sociales.
 
La conferencia fue organizada por la Universidad del Rosario y la Casa Editorial El Tiempo como parte de una serie de espacios para que desde la academia se hable de cultura de paz y postconflicto.
 
En redes sociales se dio seguimiento a las intervenciones de los invitados con el #ideasparalapaz y es posible acceder a la grabación del evento aquí.