En Irlanda del Norte aún buscan la reconciliación

17 años después del acuerdo que acabó con el conflicto en Irlanda del Norte, excombatientes del IRA y oficiales retirados del ejército Británico se encontraron frente a frente para contarse sus historias. 

5 de marzo de 2015

Han pasado 17 años desde la firma del Acuerdo de Viernes Santo, el momento en el que terminó el conflicto armado de más de 30 años en Irlanda del Norte, y quienes combatieron en esa guerra aún están dando pasos hacia la reconciliación.

Eso demuestra un reciente encuentro al que tuvo acceso el diario inglés The Guardian entre cuatro excombatientes del IRA y cuatro oficiales retirados del ejército Británico, que por años fueron enemigos a muerte.

La reunión, organizada por el grupo ‘Veteranos por la paz”, fue extraña. Aunque después del acuerdo de paz los miembros del IRA tuvieron la oportunidad de hablar con ex policías británicos y guardias penitenciarios,  los encuentros con miembros del ejército no han sido muy comunes y las rencillas entre ambos bandos continúan.

Incluso, The Guardian tuvo que comprometerse a mantener en el anonimato los nombres de los miembros del IRA para poder acceder al encuentro, pues ellos temían recibir criticas de miembros de su comunidad si se enteraban que se habían atrevido a tomar el té con oficiales británicos.
 
Y sobre todo si se enteraban que lo habían hecho en la ciudad de Derry, escenario del Bloody Sunday (domingo sangriento), uno de los eventos más traumáticos del conflicto en 1976, en el que oficiales británicos asesinaron a 26 irlandeses desarmados, que protestaban contra el Gobierno.
 
Pero eso no evito el encuentro de dos horas entre los ocho hombres, que hablaron de las razones por las que terminaron en el conflicto, las consecuencias de sus decisiones y sus esperanzas de que la paz sea duradera.
 
“A veces es importante ponerse en los zapatos del otro para entenderlo y poder lograr la reconciliación“, dijo al final uno de los excombatientes del IRA.
 
El periodista de The Guardian que asistió al encuentro lo describió como “poco dramático, pero remarcable” y dijo que los hombres tuvieron puntos en común y diferencias.
 
Todos eran hombres blancos de clase media que rondaban los 40 años, pero mientras los oficiales británicos lamentaban la manera en la que habían cumplido sus tareas en Irlanda del Norte, los excombatientes del IRA no se mostraban arrepentidos.
 
Además, mientras ninguno de los británicos se unió al servicio para pelear en Irlanda del Norte, los irlandeses decidieron unirse a IRA luego de presenciar excesos de los miembros del ejército contra la población civil y otros irlandeses.
 
Ben Griffin, uno de los exoficiales británicos que hizo parte del encuentro, dijo al final que “es importante que las comunidades que se vean entre ellas como enemigas se reúnan, traten de humanizar a su contraparte y conozcan a las verdaderas personas”.
 
Kieran Devlin, otro de los británicos, reconoció que la historia de sus antiguos enemigos no era muy diferente de la suya y la de otros soldados. “Creo que la clave para  el proceso de reconciliación es escuchar”.
 
Lea la historia en inglés completa aquí
 
Vea el video con testimonios de los participantes en inglés: