Uribe estuvo en la ONU

Con la mayor discreción, el expresidente Álvaro Uribe, quien es el mayor contradictor del proceso de paz con las Farc, acudió a la sede de Naciones Unidas en Colombia donde Fabrizio Hochschild lo esperaba. Lo acompañaron Óscar I. Zuluaga y Carlos Holmes Trujillo.

12 de marzo de 2015

En medio del fuerte esquema de seguridad que lo acompaña, el expresidente Álvaro Uribe Vélez, hoy senador del Centro Democrático y su líder nato, se presentó a las 8:00 a.m. de este jueves a la sede de Naciones Unidas donde funciona la oficina de Fabrizio Hochschild, coordinador residente del Sistema, y quien le cursó personalmente la invitación.

Junto a él, se vio descender de los vehículos a Óscar Iván Zuluaga, excandidato presidencial del Centro Democrático, y Carlos Holmes Trujillo, fórmula vicepresidencial de Zuluaga, quienes lo acompañaron en el inusual encuentro.

Inusual porque fue precisamente durante el mandato del expresidente Uribe (2002-2010), que el Gobierno colombiano buscó alinear el lenguaje y la actuación del sistema de las Naciones Unidas. Y lo hizo mediante un memorando conocido como ‘Lineamientos para el enfoque de los proyectos de cooperación internacional’.

En este el entonces, el alto consejero presidencial para la Acción Social, Luis Alfonso Hoyos, explícitamente les dijo a Naciones Unidas que no debían utilizar el término conflicto armado, ni actores no estatales, ni protección civil, ni comunidad de paz, ni territorio de paz, ni región o campo humanitario, ni observatorio de situación humanitaria y relegó su papel, muy protagónico en épocas del Caguán, negociaciones de paz del gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002).

Desde entonces las relaciones del mandatario y luego expresidente Álvaro Uribe con la ONU fueron de mucha distancia, por no decir muy tensas.

Pero hoy, floreció un encuentro que puede ayudarle al país a hallar el camino del reencuentro entre el presidente Santos y el hoy senador Uribe.

Hochschild ha sido una de las figuras que se ha involucrado a fondo en los diálogos de La Habana con el convencimiento de que Colombia no puede desperdiciar esta oportunidad histórica. “La Mesa de Conversaciones de La Habana ha mostrado madurez para llegar a acuerdos. Creo que el proceso ahora es irreversible”, es su posición.

De hecho, este diplomático ha liderado el proceso de audiencias de víctimas en Colombia en el marco de las negociaciones de paz (segundo semestre de 2014); el viaje de las cinco delegaciones de víctimas a Cuba (segundo semestre de 2014); y el índice de los 125 de los municipios del posconflicto (primer semestre de 2015), entre otras actuaciones del Sistema. También ha viajado a Cuba un número considerable de veces como mensaje inequívoco de que las Naciones Unidas están por la vía negociada del conflicto.

El expresidente Uribe, usualmente muy activo en Twitter, no escribió nada sobre este encuentro, que duró una hora, es decir hasta las 9 a.m. Zuluaga y Trujillo se quedaron una hora más reunidos con Hochschild.

Sin embargo, hacia las 11 a.m., el expresidente escribió en su cuenta personal un mensaje que puede ser sintomático de que la reunión pudo haber generado algún tipo de impacto. Publicó: “El domingo responderé la carta que he recibido del señor Procurador, doctor Alejandro Ordóñez Maldonado”.

Se refería a la carta que este miércoles le hizo llegar el Procurador General de la Nación en la que le dice que la Comisión Asesora es un buen espacio para discutir cara a cara sus diferencias frente al proceso de paz.

Ordóñez estaba hablando de la instancia de altísimo nivel creada por el presidente Santos el martes y con la que busca rodearse de sectores políticos, sociales y económicos, incluso muy críticos del proceso, en esta etapa de las negociaciones con la guerrilla de las Farc.

La visita de Uribe al organismo multilateral y la carta de Ordóñez a Uribe pueden ser señales de que las cosas en Colombia pueden estar cambiando y haciendo tránsito hacia los consensos.

A esto se suman otros hechos que Reconciliación Colombia había reportado en la mañana de hoy y que tienen relación también con la desactivación de la violencia.

El domingo se sabrá qué tanto pesó la reunión con los altos diplomáticos de Naciones Unidas. Solo hay dos caminos: o Uribe dice que sí a la Comisión Asesora de Paz y, en este sentido, debate sus férreas críticas en este escenario; o dice que no y se mantiene marginado del desarrollo del proceso.