Un conflicto con muchas miradas diferentes

Foros Semana convocó a siete miembros de la Comisión Histórica del Conflicto a un conversatorio con un grupo de periodistas de Publicaciones Semana.

Marzo 18 de 2015
Foto: Foros Semana
 
Gustavo Duncan, Jairo Estrada, Jorge Giraldo, Francisco Gutiérrez Sanín, Renán Vega, María Emma Willis y Sergio de Zubiría Samper, analizaron, junto con Marta Ruiz, Rodrigo Pardo, Francisco Miranda y Marcela Prieto los diferentes factores que dieron origen al conflicto o que provocaron su prolongación.

Estas fueron algunas conclusiones del evento, extractadas de la presentación hecha por Marcela Prieto, Directora de Foros Semana:

“En primera medida, existe una diferencia en la periodización que se da en los distintos trabajos. Unos analizan el conflicto desde los años veinte (20), otros desde la década de los sesenta (60) y setenta (70), y otros desde los ochenta (80). Esto demuestra, desde un comienzo, la variedad de aproximaciones que existen para entender la génesis del conflicto.

Existen explicaciones que hacen mayor énfasis en dinámicas económicas y otras en dinámicas políticas. Unos académicos nos hablaron sobre la relación que existe entre el conflicto y el proceso capitalista en el país. Estas aproximaciones analizan, por ejemplo, cómo en algún momento el conflicto social inherente al sistema asume la forma de conflicto armado. En este sentido, para Jairo Estrada la respuesta subversiva armada es una respuesta a la manera como desde el orden existente se ataca la existencia de la subversión social.

Otros definen el conflicto colombiano como uno eminentemente político, en el que lógicas democráticas y sobre regímenes políticos entran en la discusión. La debilidad del Estado a lo largo de los años y su incapacidad de hacer presencia en el territorio colombiano son factores que, para algunos, han tenido una alta influencia tanto en el surgimiento como en la perduración del conflicto. Según Jorge Giraldo, Colombia tenía grandes desventajas para afrontar la transición de la dictadura a la democracia y de la guerra a la paz, especialmente un Estado débil y un ejército débil.

Hay académicos que también hicieron referencia a las cuestiones agrarias, el proceso de construcción del Estado, la injerencia internacional y los limitados procesos de modernización. Con respecto a esto, para Sergio De Zubiría la construcción del Estado basada en la violencia y en el terrorismo de Estado, y la debilidad del régimen político y los partidos han sido tanto causantes como factores de perduración de nuestra guerra.

No obstante, debemos reconocer, como lo afirma Gustavo Duncan, que las causas solas no son suficientes para entender y analizar el conflicto de Colombia. Los académicos lograron dar a conocer una serie de realidades que han hecho que el conflicto perdure durante largas décadas. El narcotráfico es uno de los elementos más influyentes debido, entre otras cosas, a la economía política que se genera alrededor de esta actividad.

Otro factor que fue analizado ha sido la injerencia de Estados Unidos en la historia de Colombia y del conflicto. Para Renán Vega es de suma importancia la relación que existe entre la injerencia de este país, la contrainsurgencia y el terrorismo de Estado. Con respecto al último factor, la criminalización de la sociedad ha impedido la consolidación de un proyecto alternativo y ha reforzado la creación de enemigos internos.

La debilidad de la democracia colombiana también ha sido una realidad a analizar. Para Maria Emma Wills la guerra colombiana y su perduración se ha dado debido a la incapacidad que existe de reconocer que la democracia tiene que ver con la incertidumbre. Desde un inicio la negación de esta incertidumbre ha impedido el reconocimiento del otro como un adversario que debe ser respetado, como ya se ha mencionado antes.

Ahora bien, en cuanto a las consecuencias del conflicto colombiano las explicaciones generan gran interés. Más allá de reconocer la victimización de la sociedad colombiana, los análisis logran incluir otros temas que son de suma importancia para un eventual escenario de posconflicto. Para Jairo Estrada uno de los impactos más importantes ha sido el fortalecimiento de un modelo económico que, según afirma, ha hecho de este país uno de los más desiguales del mundo.

Para Jorge Giraldo, por otro lado, la desregulación moral y legal que vivió la sociedad colombiana en décadas pasadas se ha transmitido a la clase dirigente y a las instituciones por lo que uno de los principales retos es el diseño institucional que se va a dar en un futuro. En este mismo sentido, Sergio De Zubiría reflexionó sobre la importancia que supone reconocer que las responsabilidades son colectivas pero diferenciadas, al igual que mencionó la necesidad que hay de refundar la política en Colombia en un futuro.

Adicionalmente surgieron ideas como la de Francisco Gutiérrez sobre el deber de crear mecanismos de evaluación de los territorios, teniendo en cuenta el efecto que ha tenido la guerra en los mismos y el papel que estos tienen en la llamada paz territorial y paz nacional. Para él es necesario lidiar con las pesadillas de hoy y después preocuparnos por las de mañana.

Las reflexiones anteriores han alimentado el debate nacional que actualmente se está generando alrededor del tema de la paz. Conocer todas estas perspectivas enriquece nuestro entendimiento y la manera en la que recibiremos el fin del conflicto armado colombiano. En este espacio hemos podido demostrar que a pesar de las diferencias, se puede debatir públicamente sin generar estigmatizaciones”.