Alternativas para víctimas y reinsertados en Palmira

La Agencia Colombiana para la Reintegración adelanta en ese municipio del Valle un programa para abrirles las puertas laborales a 82 personas.

 17 de Marzo de 2015
 
En el marco de los programas de Reintegración Comunitaria que se han venido impulsando en el barrio Zamorano, Comuna 1 de Palmira, las autoridades presentaron la experiencia de 63 mujeres, víctimas de la violencia y desmovilizadas, vinculadas a procesos de emprendimiento productivo que buscan mejorar sus condiciones de vida.
 
El programa  viene siendo desarrollado desde el pasado 31 de mayo y es impulsado por la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), con el apoyo del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), la Alcaldía de Palmira y la Institución Educativa Harold Eder.
 
“Esto es un ejemplo de Reconciliación y de garantías de no repetición. El Modelo de Reintegración Comunitaria es una muestra de cómo construimos sociedad con la institucionalidad y con las comunidades”, señaló Joshua Mirotti Director General de la ACR, en su visita al proyecto.
 
La iniciativa busca beneficiar a 340 personas de la comunidad y ha venido adelantando jornadas de capacitación en emprendimiento, patronaje y escalado industrial, trazo, corte industrial y confección de prendas de vestir. Este proceso se vio fortalecido con la conformación de la Asociación de usuarios del Centro.
 
El proyecto viene vinculando a personas en proceso de reintegración. En el Valle del Cauca actualmente 1.568 personas hacen parte del programa de reintegración y durante el 2014, según cifras de la ACR, se atendieron a 82 personas en Palmira.
 
“He logrado con la capacitación, que se me abran puertas en la parte económica, poder trabajar y ayudar así a mi familia. Se me han abierto muchas puertas en el aprendizaje, ya que vengo de un grupo armado y uno espera que la comunidad lo reciba a uno con manos abiertas. Hasta ahora, gracias a Dios, ha sido un éxito y hemos podido integrarnos con la comuna y que nos miren con una imagen positiva” dijo una de la personas en proceso de reintegración beneficiada por el Programa, quien pidió no revelar su nombre.
 
Aunque la mayoría de las beneficiadas han sido mujeres, los hombres de la comunidad también pueden hacer parte del proceso.