Carlos Gaviria, el defensor de la libertad

El exmagistrado y excandidato presidencial falleció este martes en Bogotá a los 77 años de edad. Sobrevivio a una época de violencia en Medellín y hoy deja un legado de defensa por la autodeterminación de las personas.

1 de abril de 2015
Foto: Archivo Semana.

 
Terminando agosto de 1987, Carlos Gaviria Diaz, entonces vicepresidente del Comité Regional por la Defensa de los Derechos Humanos en Antioquia y profesor de la Universidad de Antioquia, salió exiliado hacia Argentina, huyendo de la violencia en Colombia.  
 
El 25 de ese mismo mes su amigo Hector Abad Gómez y sus colegas Leonardo Betancur Taborda y Luis Felipe Vélez Herrera habían sido asesinados en las calles de Medellín. Los dos primeros cuando asistían a la velación del último, un encuentro al que también estaba invitado Gaviria, pero al que llegó tarde por una cita odontológica.
 
En ese entonces los defensores de derechos humanos vivían una época oscura en el departamento. Los paramilitares habían difundido una lista con los nombres de 34 profesores, políticos de izquierda, periodistas y artistas, a quienes amenazaban de muerte y ordenaban salir del país.
 
Aunque Gaviria no estaba en la lista, el asesinato de sus amigos, unas llamadas extrañas a su casa y el ambiente de peligro que se respiraba en la ciudad lo llevaron a dejarlo todo y a establecerse por dos años en Buenos Aires.
 
Funcionó. Gaviria sobrevivió a una de las épocas más sangrientas en la historia del país y este martes 31 de marzo, a sus 77 años de edad, murió por una afección respiratoria en la Fundación Santafe de la ciudad de Bogotá, dejando expresiones de respeto y admiración entre sus copartidarios y contradictores.
 
Desde el Presidente Juan Manuel Santos hasta el expresidente Álvaro Uribe Velez, de quien fue su mayor contradictor entre 2002 y 2010, destacaron el valor, la rectitud y la coherencia del exmagistrado.
 
Su mayor legado lo dejó en su paso por la Corte Constitucional entre 1993 y 2001, un órgano del que también fue presidente en 1996. Allí fue el mayor defensor de las libertades individuales,  del derecho de cada persona por la autodeterminación y del libre desarrollo de la personalidad.
 
Logró, entre otras cosas, que se aceptara el derecho a la eutanasia –que aún no ha sido reglamentado por el Congreso– y la despenalización de la dosis mínima de droga. “Cada persona es dueña de su vida y nadie puede interferir en la disposición que esa persona hace de su vida”, dijo en ese entonces.

En 2002 saltó a la política y llegó al Congreso, en donde fue uno de los mayores opositores durante el primer mandato del presidente Álvaro Uribe Velez, quien había sido su alumno en la universidad.
 
Desde allí colaboró activamente en la fundación del Polo Democrático Independiente, hoy llamado Polo Democrático Alternativo, el partido que en ese entonces reunió a las distintas expresiones de la izquierda en el país.
 
Por ese mismo movimiento fue candidato presidencial en 2006, y aunque perdió por un amplio margen contra Uribe y no alcanzó a llegar a la segunda vuelta, se convirtió en el candidato presidencial de la izquierda que más votos ha sacado en la historia de Colombia (2’600.000).
 
Esa votación lo llevó a la cabeza del partido de oposición y desde allí siguió ejerciendo la crítica al Gobierno en un periodo que se caracterizó por las llamadas ‘chuzadas ilegales’ del DAS a varios opositores y el descubrimiento de la llamada ‘parapolítica’: los vínculos de algunos congresistas con los paramilitares.
 
Su papel en ese entonces fue tan importante, que hasta sus enemigos políticos valorán a Gaviria hoy. En su mensaje de condolencias, el expresidente Álvaro Uribe escribió este miércoles que “las profundas discrepancias nunca me llevaron a restar la admiración y el afecto que nacieron de los salones de clase de la Universidad de Antioquia en 1971”.
 
Un respeto que según varias de las voces que han expresado el dolor por su partida, se gano a punta de coherencia. Su coherencia como un defensor de la libertad.
 
Quien mejor lo definió en ese sentido, tal vez, fue Antonio Caballero en una columna publicada en 2006 en la Revista Semana:
 
“(Carlos Gaviria) es un liberal en el sentido filosófico del término, que ilumina y nutre su sentido político: el que considera que su propia razón no es la única válida ni la única posible, el tolerante, el abierto, el partidario de la libertad, tanto de la propia como de la ajena, y de la justicia, para todos y para cada uno”.

………………………………………………
 
Algunas de las expresiones de personalidades políticas por la muerte de Carlos Gaviria:
 
Juan Manuel Santos: "Lamentamos muerte de exmagistrado Carlos Gaviria. Gran Jurista y colombiano. Enorme perdida para el país. Condolencias para sus familiares".
 
Alvaro Uribe: "El doctor Carlos Gaviria Díaz fue mi profesor y mi contradictor, siempre debatí con él, siempre admiré su cultura, su versación jurídica y filosófica  y la claridad de su exposición. Observé positivamente que sus ideas políticas nunca lo llevaron a abandonar su preferencia por el Estado de Derecho como forma de organización de la sociedad. Me cupo el honor de imponerle el Escudo de Antioquia. Su partida deja un vacío en el foro. Para confrontarlo se requería estudiar. Confieso que las profundas discrepancias nunca me llevaron a restar la admiración y el afecto que nacieron de los salones de clase de la Universidad de Antioquia en 1971. Hago llegar a su señora y a su familia mis más sentidas condolencias".
 
Sergio Fajardo: "Se murió un señor de quien tuve la suerte de ser amigo y a quien admiré profundamente: Carlos Gaviria. Uno de los imprescindibles de Colombia".
 
Juan Lozano: "In Memoriam. Carlos Gavirtia Díaz. Colombia pierde a un gran jurista, a un gran dirigente de la izquierda democrática, a un gran académico".
 
Angélica Lozano: "Que honor haber conocido a Carlos Gaviria Díaz y vivido los tiempos de sus sentencias".
 
Oscar Iván Zuluaga: "Lamento la muerte del Doctor Carlos Gaviria Diaz. Un jurista de profundas convicciones democráticas. Sentido pésame a su familia y amigos".

Jorge Robledo: "Falleció Carlos Gaviria Un colombiano que dejó profunda huella Marca de patriota y de demócrata Ejemplo de coherencia Abrazo a su familia".
 
Iván Cepeda: "Tristeza por muerte del maestro Carlos Gaviria. Su humanismo, grandeza intelectual y consagración a la Justicia nos iluminarán por siempre.
Contribuyó enormemente a la construcción de una izquierda moderna, con profundas convicciones democráticas y humanistas"
 
Hector Abad Faciolince: "Carlos Gaviria pasó por la vida para dejar algo bueno. Fue un hombre justo y un amigo inmejorable. Por eso mi consuelo es su memoria"