Arrancó el Festival de Cine por los Derechos Humanos

Con la proyección del largometraje colombiano 'La Sargento Matacho' del director William González se dio inicio este martes al Segundo Festival de Cine de los Derechos Humanos, que hace parte de la Cumbre Mundial de Arte y Cultura.

8 de abril de 2015

En la premier nacional que se realizó en el auditorio Huitaca de la Alcaldía Mayor de Bogotá se reunieron autoridades nacionales y distritales, organizaciones no gubernamentales de defensa y promoción de derechos humanos y algunos de los actores y equipo de la producción de la película.

Lea las ocho recomendaciones de Reconciliación Colombia para ver en el Festival.

Guillermo Rivera, consejero presidencial de derechos humanos, resaltó que el cine es una de las formas más adecuadas para que los ciudadanos del común se empoderen de las temáticas propias relacionadas con los derechos humanos. Para Rivera el reto es que el colombiano asuma el respeto de estos como un tema de la cotidianidad y, por tanto, el Festival permite ser un gran mecanismo de difusión y de llegar a otros públicos.

La película protagonizada por la actriz Fabiana Medina ambienta la historia de Rosalba Velasco, una joven víctima de la violencia partidista (1948) que decide tomar la venganza y se convierte en un referente de las guerrillas liberales en este período.

Para su director William González contar la historia de Rosalba es una forma de canalizar la energía desbordada de la violencia en un proyecto para acercarse a la historia del país. El objetivo es que se genere en el espectador una valoración acerca de la vida y la muerte y la situación que el país vive hoy por hoy en medio de un proceso de paz.

Varios de los asistentes al evento resaltaron la fuerza narrativa y visual que tiene la película y que hace que el espectador se cuestione acerca de las dinámicas sin sentido de la guerra.

Se busca que el Festival sea escenario para que se desarrollen foros y charlas temáticas intergeneracionales que permita construir pedagogías de paz. Alina Hleap, productora de la película, manifestó que la obra está al servicio de la sociedad. La idea es que la historia desgarradora de Rosalba Velasco no se repita.