Museo Nacional dará una versión distinta a la oficial

Presidente afirma que no se trata de que Museo Nacional de la Memoria reproduzca la voz oficial. Las víctimas tendrán espacio para darle sentido a lo que quieren recordar con el fin de que los hechos de violencia no se repitan. Alcalde Petro dona predio donde funcionará.

9 de abril de 2015
Foto: Mauricio López.


La idea es que la sociedad colombiana se apropie de este espacio público en el que ahora se construirá el Museo Nacional de la Memoria  y que este sentido de pertenencia se dé, principalmente, por parte de las víctimas. “Todas las víctimas”, recalcó el Presidente Santos.

Por esto, se busca que la estructura que se levante en los 14.000 metros cuadrados ubicados en la intersección entre la Avenida de las Américas y la Calle 25, en una alameda que une el Centro Administrativo Distrital –CAD- con la Plaza de la Democracia, represente la complejidad de la violencia y la mayor cantidad de víctimas –no solo a las de un sector de la sociedad-, por lo que no se trata de levantar una versión oficial, a la que los colombianos estamos tan acostumbrados.

“Esta memoria la tendrán que construir las propias víctimas”, dijo el Presidente al inaugurar el lote que donó el Distrito este 9 de abril, cuando por ley se conmemora el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas del Conflicto Armado.

Según dijo el mandatario, el país tiene que “confrontar la verdad, la muerte, el horror, el despojo, los enfrentamientos entre hermanos colombianos”, por muy duros que sean los hechos pues “hacer memoria no nos deja olvidar. “Perdonar sí, reconciliarnos sí, pero olvidar no”, insistió.

El Presidente intervino luego de que el alcalde Gustavo Petro comentó que el Distrito cedía este predio como parte de su estrategia de hacer un Eje de la Paz y de la Memoria sobre la Calle 26 y al que su administración le suma dos complejos urbanísticos de vivienda para los sectores pobres de la ciudad, que ya están siendo construidos y serán vecinos del sector. “No más segregación”, dijo Petro al defender este proyecto de vivienda que ha sido cuestionado por levantar en suelo valorizado soluciones de vivienda destinadas a los marginados urbanos.

Santos no solo agradeció a Petro por el predio, sino por ser ejemplo él mismo “de que es posible hacer política sin armas”.

El Alcalde dijo que juntar en espacios físicos a los humildes con megaproyectos –como el que será el Museo Nacional de la Memoria- es ya un acto de reconciliación pues rompe esas fronteras físicas y también invisibles que armamos en las ciudades, y que resultan ser intrínsecamente violentas, por la exclusión y el rótulo que generan.

Aprovecho el 9 de abril para hacer dos anuncios más que son importantes para las víctimas de las desapariciones forzadas y de la violencia sexual. En el sur de la ciudad, en el hospital San Juan de Dios, que divide el sur con el norte de Bogotá del lado oriental, la Alcaldía Mayor cederá dos unidades dentro de este centro médico que está siendo recuperado por las autoridades distritales para que funcionen allí un departamento para el manejo de material genético (ADN) y otro de biología forense para avanzar en la identificación de los responsables de las agresiones sexuales contra las mujeres. Petro dijo que la entidad encargada por ley de administrar ambas unidades es el Instituto de Medicina Legal, con el que ha venido coordinando estos ambiciosos proyectos.

En medio de todos estos anuncios se levantó la voz y el canto de Soraya Bayuelo, mujer ya emblemática de los Montes de María, quien representó a las víctimas en este acto. “Me gusta más verme como sobreviviente, que como víctima”, comentó y agregó: “El lema de hoy: ni una víctima más”.

Soraya representó la buena parte de las víctimas que el Centro Nacional de Memoria Histórica trajo de diferentes regiones del país para que asistieran a la inauguración del terreno destinado a devolverles su dignidad. “Presidente –dijo Bayuelo- mire a los territorios porque desde donde se hizo la guerra, hay que construir la paz”, afirmó.

Santos agradeció las palabras de Soraya y dijo que no deja de resultar paradójico que “cuando algunos claman venganza y guerra, son las víctimas las que nos enseñan el camino” de la reconciliación y construcción de paz.

En la mañana, el Presidente había iniciado la conmemoración oficial de este día con un nutrido encuentro con las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional en el que depositó una ofrenda floral en el Monumento de los Caídos, en el sector del Can de Bogotá.