La no tan pacífica visita de Maradona a Colombia

Lo ocurrido con el ex futbolista argentino muestra que la euforia por la paz se puede estar desbordando de nuevo. 

Abril 11 de 2015
Foto: IDRD


Desde que fue anunciado, el Partido por la Paz, promovido por la ex senadora Piedad Córdoba, comenzó con problemas.

En un primer momento, se aseguró que en el encuentro participarían los jugadores colombianos James Rodríguez y Falcao García, pero a las pocas horas se conoció que por los compromisos con sus clubes, el Real Madrid y el Manchester United, era imposible que pudieran asistir.

Dos días antes del partido, también se descartó que pudieran participar en él el ‘Pibe’ Valderrama y René Higuita, como también se había anunciado.

Finalmente, la figura más visible del partido terminó siendo el argentino Diego Armando Maradona, reconocido como uno de los jugadores de fútbol más importantes de la historia, pero quien, como lo criticaron muchas personas en redes sociales, ha tenido un sinnúmero de escándalos en su vida relacionados con conductas violentas y consumo de droga.

El portal Pacifista.co, incluso, recordó cinco episodios antipacifistas de Maradona y Semana.com el pasado judicial de algunos de los participantes en el encuentro.

Ya en Colombia, la visita de Maradona comenzó accidentada. 

Los trancones y al parecer problemas con la identificación del vehículo en que era transportado, le impidieron acompañar al Presidente Santos y al Alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, encender la llama por la paz.

Córdoba, que le pidió disculpas a Maradona por el incidente, dijo que nunca había visto al Presidente tan molesto.

Luego, en la rueda de prensa ofrecida para hablar del Partido, Maradona habló de paz, pero rápidamente los periodistas lo llevaron al tema del fútbol. Maradona aprovechó para llamar corrupto al Presidente de la Fifa, Joseph Blatter y se alegró de que haya “posibilidad de pegarle una patada en el culo”, en referencia a la posibilidad de que el dirigente deportivo pierda las elecciones para mantenerse en el cargo.

Y ya en el partido, Maradona le dio la razón a quienes en redes sociales hablaban de su agresividad. En una imagen que se volvió viral, el ex futbolista aparece tumbándole de un manotazo el celular a un asistente de cámara que quería grabar un video de ese momento.

Esta es la imagen:




Todo el episodio, que concluyó con un mensaje totalmente opuesto al que se buscaba, muestra que la euforia por la paz se está desbordando, como ya le ha ocurrido al país muchas veces en el pasado, y es preferible volver a la prudencia y esperar a que haya resultados concretos en las negociaciones en La Habana.