Golpes bajos

La muerte de 10 militares en Cauca por un ataque de las Farc, que rompe la tregua que ese grupo mantenía desde diciembre, no es el único acto atroz de esa guerrilla en medio del proceso de paz.

15 de abril de 2015
Foto: Así quedo la casa  impactada por un tatuco de las Farc en la que se encontraba una menor de dos años que murió en julio de 2014


Los colombianos se despertaron esta mañana con una noticia atroz y triste. En zona rural de Buenos Aires, Cauca, un ataque de las Farc dejó a 10 militares muertos y a cerca de 20 heridos.

El hecho rompe un cese unilateral decretado por esa guerrilla el 20 de diciembre. Un cese que hasta ahora se venía cumpliendo en términos generales según instituciones como la Defensoría del Pueblo o el Centro de Recursos para el Análisis del Conflicto (Cerac).

Además, le pone presión al proceso de paz y al Presidente Santos, que la semana pasada había decidido prorrogar por un mes la suspensión de bombardeos sobre campamentos de las Farc.

El hecho no es el primero que ocurre en medio del proceso de paz,  aunque si es el más grave y el que mayor cantidad de víctimas ha generado. Reconciliación Colombia recuerda algunos de los más impactantes:

Secuestro del general Alzate

El 16 de noviembre de 2014 en hechos que aún no han sido completamente aclarados, las Farc secuestraron al general Rubén Darío Alzate, cuando asistió sin escoltas al caserío de Las Mercedes (Chocó).

Ese hecho llevó al Presidente Santos a suspender por primera vez el proceso de paz. Dos semanas después, las Farc liberaron a Alzate con un operativo en el que participó directamente ‘Pastor Alape’, uno de los negociadores de la guerrilla en La Habana. Este gesto solucionó el episodio e impulsó el proceso de paz.

Soldados secuestrados

Una semana antes del episodio del general Alzate, el 9 de noviembre de 2014, el frente 10 de las Farc había secuestrado a  dos soldados profesionales luego de combates en zona rural de Tame (Arauca). Se trataba de Paulo César Rivera, de 24 años, y de Jonathan Andrés Díaz, de 22.

En un principió el Gobierno no se pronunció sobre el hecho, pero cuando secuestraron al general y el Presidente suspendió el proceso, puso como condición para reanudarlo la liberación de todos los secuestrados, incluyendo la de los dos soldados. Las Farc accedieron y los dos soldados recuperaron su libertad.  

Una niña muerta

El 31 de julio de 2014, una menor de dos años de edad murió en medio de un ataque de las Farc al Ejército en Miranda (Cauca). Los hechos sucedieron cuando miembros de esa guerrilla lanzaron un tatuco a la base militar ubicada en ese municipio. La imprecisión en el lanzamiento llevó a que el artefacto cayera en una vivienda en la que vivía la menor con su familia.

El hecho generó un reclamo airado del Presidente Santos, quien amenazó con terminar el proceso de paz si la guerrilla seguía atacando a la población civil.

Asesinato de indígenas

El 5 de noviembre de 2014 dos indígenas Nasa fueron asesinados cuando intentaron quitar una pancarta de las Farc alusiva a ‘Alfonso Cano’ en zona rural de Toribío (Cauca). El hecho se le atribuyó al sexto frente de las Farc que opera en la zona y que por esos días había sido acusado de sembrar minas en el parque infantil de la escuela local.

Las Farc admitieron su responsabilidad en el hecho y dijeron que los indígenas habían intentado desarmar a los milicianos de las Farc cuando estos ya habían decidido alejarse del lugar. Esos dos guerrilleros  fueron capturados tiempo después por la guardia indígena y fueron enjuiciados por la legislación de los Nasa.