Periodistas reflexionan sobre su rol

A propósito del lanzamiento de la publicación de este proyecto, ‘Reconciliación: el gran desafío de Colombia’, Reconciliación Colombia les preguntó a varios periodistas que acudieron a esta cita su papel en el cubrimiento de procesos y construcción de paz.

Mauricio López       
Periodista de Reconciliación Colombia

 
16 de abril de 2015
 
A mediados del 2012 se empezó a rumorar sobre posibles acercamientos que se estaban llevando a cabo entre la administración de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Farc, lo que, a la postre, obligó al Presidente el 4 de septiembre a anunciar la firma de un acuerdo para desarrollar conversaciones exploratorias con este grupo guerrillero.
 
En octubre de ese año, el Jefe de la delegación oficial para los diálogos, Humberto de la Calle, manifestó la importancia de que se mantuviera confidencialidad sobre el proceso. “Si se filtran contenidos, se afecta profundamente el proceso y por eso la confidencialidad es esencial”, señaló.
 
Tal vez respondiendo a esto, los medios han visto un escenario hermético en el que se informa con cautela –y a veces no se informa- sobre los avances del proceso, buscando no repetir conductas que se evidenciaron en el proceso de paz que adelantó el gobierno Pastrana en las estigmatizadas conversaciones del Caguán.

Reconciliación Colombia habló con cinco periodistas preguntándoles por el papel que los medios han venido jugando en el cubrimiento del proceso de paz y el rol que deberían desempeñar en un escenario de posconflicto, aprovechando que vinieron a cubrir el lanzamiento del libro Reconciliación: el gran desafío de Colombia, de esta iniciativa. Estas son sus apreciaciones:
 
José Navia (Periodista, escritor y profesor)
 
Los medios han ganado experiencia a partir de lo que se registró en el Caguán. Ahora ya se sabe que hay una gran diferencia entre cubrir conflicto y cubrir paz. Para esto la creación de las Unidades de Paz fueron fundamentales para que los periodistas adquirieran más criterio y capacidad analítica frente a los retos que implica abordar un conflicto que lleva 50 años.
 
Frente al escenario de posconflicto el reto es visibilizar e informar para fortalecer el diálogo por sobre la fuerza y la violencia. Si la opinión pública está contextualizada e informada entonces se va a poder fortalecer la democracia para que, en realidad, se sepa que está ocurriendo. La apuesta es dejar de ofrecer información fragmentada que provoca que se den procesos de desinformación.
 
Eduardo Árias (Comunicador social, periodista de El Tiempo y publicaciones Semana)
 
Los medios han venido tratando de informar. Cubrir una negociación no es fácil, por cuanto hay mucho sincretismo y puntos de vista variados. Ha sido una tarea difícil porque el país está muy polarizado y muchos medios (en especial los más masivos) se han encargado de mostrar sólo una versión de los hechos. Históricamente, han impulsado los procesos de violencia, pero es hora de humanizar el conflicto y el proceso.
 
En un escenario de posconflicto el papel de los medios es mostrar la voz del poder, de las víctimas y los procesos, que lamentablemente no son temas con los que se conectan las audiencias. Es difícil, pero necesario para ir rompiendo con los paradigmas de lo que es informativo y de la educación del mismo pueblo colombiano.

Camilo Jiménez (Periodista, editor de la Revista Semana)
 
Los medios han jugado un papel responsable y consciente en la medida en que se ha venido aprendiendo de las experiencias de procesos anteriores, especialmente el del Caguán. Existe, además, una consciencia de que cualquier movimiento en falso puede costarle mucho al proceso, pero sin perder el sentido crítico frente a lo que ocurre. Donde la idea no es ser la caja de resonancia de la institucionalidad.
 
Por otra parte, los medios para el posconflicto son clave, por cuanto conectan a la gente con las élites del poder. Su tarea va más allá de ser canales de comunicación, para convertirse en un buen moderador de la información aplicando criterios periodísticos para concientizar a la gente de que la paz no es sólo la firma de un acuerdo y que se construye en el día a día de la sociedad.
 
Katherine Loaiza (Periodista, editora de Publimetro)
 
Los medios han sido buenos informando lo que pasa, pero han sacrificado el análisis y la crítica. Son muy pocas o casi nulas las entrevistas que se han visto con los negociadores,  y no han sido profundas. Lo otro es que a la gente le interesa la paz, pero las noticias sobre el proceso no generan mayor repercusión a menos que sea un escándalo.
 
En el escenario de posconflicto realmente no es mucho lo que pueden hacer los medios. A la opinión pública solo le interesan estos temas cuando los toca directamente, cuando el desmovilizado va a vivir en su conjunto o va a trabajar en su oficina. 
 
Rodrigo Pardo (Periodista, director editorial de la Revista Semana)
 
Hay diversidad de medios y de enfoques. Lo deseable es realizar estudios puntuales de cada medio, en cada momento, sobre lo que han venido haciendo, y así quizá podrá encontrarse que hay medios y periodistas que lo hacen bien algunas veces y mal otras veces. Cuestionar o defender desde la generalidad a los medios no permite ver la realidad.
 
Es claro que en estas negociaciones los medios tienen síndrome de los procesos de paz anteriores y no se desea repetir errores como en los que se incurrieron en el proceso de paz durante el gobierno Pastrana. Pero hay que advertir que esto debe tomarse con distancia, pues eso ha llevado a que se caiga en cubrir el proceso desde la orilla del gobierno, con muy poca distancia.
 
Para el posconflicto es necesario impulsar proyectos de visibilización de experiencias de reconciliación, donde se informe y se muestre a la sociedad las alternativas, para que sea esta la que determine si las sigue o no las sigue. Como medios la reflexión debe ir dirigida a mostrar que la paz se construye más allá de la firma de un acuerdo.