Empresarios, dispuestos a ‘meterse la mano al bolsillo’ por la paz

Una encuesta de la Cámara de Comercio de Bogotá realizada a 1.328 de sus afiliados, muestra que  el 39% de ellos estaría dispuesto a apoyar un fondo para la construcción de paz, el 44% a crear empleo para ex combatientes y el 41% apoyaría emprendimientos de población afectada por el conflicto.
 
Abril 22 de 2015
Foto: Cámara de Comercio de Bogotá.
 
La encuesta fue revelada durante el foro ‘El rol del sector empresarial en la construcción de paz’ y será actualizada de manera periódica por la Cámara de Comercio, que contó con el apoyo de la Fundación Ideas para la Paz y el Centro Catalán Internacional para la Paz.
 
De acuerdo con la encuesta, el 55% de los empresarios entrevistados está a favor de los diálogos de paz y la mayoría considera que el acuerdo tendrá efectos positivos como el aumento de la inversión extranjera (85%) y del crecimiento económico (72%).
 
Los empresarios se mostraron interesados en apoyar proyectos de infraestructura, servicios básicos y en participar en programas de formación y capacitación de víctimas del conflicto.

“Hoy, el compromiso con el país debe comenzar a visibilizarse con acciones concretas de paz. Una contribución efectiva en un proceso de construcción de paz debe propiciar espacios de reflexión que permitan al empresariado revisar y corregir el papel que ha jugado en medio del conflicto”, aseguró la Presidenta de la Cámara de Comercio de Bogotá, Mónica de Greiff.

 


En la presentación de la investigación, el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, aseguró que el sector empresarial debe tener una visión más ambiciosa de su papel.

Explicó que en un proceso de paz no basta con la desmovilización y la reincorporación.
 
"La visión del papel del sector empresarial tiene que ser mucho más ambiciosa e ir mucho más allá del problema, ya suficientemente complejo, de la reincorporación de unas guerrillas. Hay que pensar en otro tipo de alianzas para trabajar en este tema regional", señaló.
 
Jaramillo destacó que ningún sector se va a beneficiar más directamente y rápidamente de la terminación del conflicto que el empresarial.