“Los hombres de las cavernas no mandaban hojas de vida”

En su segunda visita al país, el Nobel de Paz Muhammad Yunus, explicó que el desempleo y la pobreza son conceptos artificiales. “Todos los seres humanos somos emprendedores por naturaleza”, dijo.
 
Abril 29 de 2015
 
El Nobel de Paz Muhammad Yunus, catalogado por la revista Fortune como uno de los 12 mayores emprendedores de nuestro tiempo, cree que para los niños en el futuro será muy difícil entender el concepto de desempleo.

‘Si una persona tiene el deseo de hacerlo y no está enferma, ¿por qué no trabaja?’, afirma Yunus que se preguntarían esos niños del futuro si alguien tratara de explicarles por qué existe el desempleo en la sociedad actual.

Yunus visita Colombia por segunda vez para promover sus proyectos de emprendimiento social, entre ellos Campo Vivo, una empresa que desarrolla con McCain, la multinacional de alimentos, en Une (Cundinamarca), en donde en una prueba piloto se han beneficiado 21 familias que además de obtener mayores ingresos se han bancarizado.

En un encuentro con estudiantes del CESA, el Nobel de Paz aseguró que el actual sistema económico ha distorsionado lo que para los seres humanos es una tendencia natural, el emprendimiento.

El sistema, dijo, le hizo olvidar a las personas que tienen una capacidad para emprender proyectos y las hizo creer que necesitan tener un trabajo. El empleo hace que su trabajo dependa de otras personas. “Los hombres de las cavernas no mandaban hojas de vida”, dijo.

Contó que cuando jóvenes se le  acercan a quejarse por la falta de empleo, él les pregunta: ¿es que sus libros de texto dicen que tienen que trabajar? “La gente de este nuevo siglo debe repetirse: yo no busco empleo, yo genero empleo”, agregó Yunus.

El fundador del Grameen Bank y padre del microcrédito contó que su trabajo de emprendimiento social comenzó por hacer todo lo contrario de los bancos tradicionales.

“El sistema bancario está equivocado. Le presta dinero a la gente que mucho dinero y no a la gente que no lo tiene”, aseguró Yunus.

Como los bancos le prestaban solo a los hombres, él decidió prestarle a las mujeres; como los bancos solo le prestaban a quienes demostraban capacidad de emprendimiento, él decidió prestarle a todas las personas, porque todos los seres humanos somos emprendedores.

“Le decimos a la gente, venga con sus ideas, nosotros ponemos los fondos y cuándo tengan éxito solo deben devolver los fondos, porque no esperamos que compartan sus ganancias con nosotros”, explica Yunus.

El Nobel de Paz asegura que la meta de su proyecto es lograr tres ceros: Cero Pobreza, Cero Desempleo y Cero emisiones netas de carbono.