El porqué del estancamiento en la discusión de víctimas, según las Farc

La delegación de la guerrilla en La Habana publicó un resumen sobre el último ciclo de conversaciones en el que dicen que el Gobierno intenta discutir temas que aún no se deben tocar.

14 de mayo de 2015

El proceso de paz de La Habana pasa por una crisis de confianza sin precedentes en la opinión pública. El ataque de las Farc en Buenos Aires (Cauca), en el que mataron a 11 militares y dejaron a otros 20 heridos, colmó la paciencia de los colombianos y puso presión sobre los negociadores, que desde hace un año no consiguen un acuerdo concreto sobre los puntos de la agenda.

El último se consiguió el 16 de mayo de 2014, cuando lograron cerrar el punto sobre narcotráfico. Desde entonces, las partes han estado enfrascadas en la discusión sobre cómo reparar a las víctimas del conflicto y aún no han logrado redactar un acuerdo conjunto.

La demora, al parecer, está en los temas de justicia trancisional y las responsabilidades en el marco del conflicto armado. Mientras el Gobierno insiste en que la guerrilla debe aceptar que sus máximos cabecillas acudan ante un tribunal, las Farc repiten con insistencia que el Estado debe reconocerse como el máximo responsable de la violencia en Colombia.

Este miércoles, la delegación de las Farc en La Habana publicó un texto en el que resumen el último ciclo de conversaciones, que según ellos tuvo “magros avances”, y tratan de explicar el porqué de la demora en un acuerdo sobre el punto de víctimas.

“La causa del retraso es atribuible exclusivamente a la delegación del Gobierno que ha insertado otros temas que, si bien es necesario discutir, de acuerdo al orden establecido por la Agenda aún no es el momento de hacerlo”, dice el documento titulado ‘O concretamos o erramos’, escrito por ‘Matías Aldecoa’, uno de los integrantes de la delegación de las Farc en La Habana.

El guerrillero no explica cuales son los temas que está tratando de abordar la delegación de Gobierno y que ellos creen que aún no se debe abordar.

Lo que si repite es que los resultados de la Comisión Histórica deben ser tenidos en cuenta para redactar los acuerdos y que el Estado debe reconocer que es, según ellos, el máximo responsable del conflicto.

“Todo indica que –por la alta culpa del Estado y la clase gobernante en el conflicto-, demorar su reconocimiento público le proporciona más réditos a Santos en esta época de campaña electoral”, dice Aldecoa.

Por otro lado, los negociadores del Gobierno Nacional no se han referido a la discusión sobre víctimas, pero han insistido esta semana en distintos espacios sobre la importancia de la justicia trancisional.

Humberto de la Calle, el jefe de la delegación oficial, dijo en un foro realizado este miércoles en la Universidad del Rosario que “la mayor seguridad jurídica para todos los actores del conflicto, incluidas las Farc, se consigue eludiendo la tentación de caer en los atajos y la solución sencilla, que es borrón y cuenta nueva”.

Las discrepancias entre las partes se volverán a poner sobre la mesa en el próximo ciclo de negociaciones que comenzará el próximo 21 de mayo.