El todo por el todo

Con la entrada a la mesa de La Habana de la canciller María Ángela Holguín y del empresario Gonzalo Restrepo, y con el trueque entre el ministro Pinzón y el embajador Villegas, el presidente Santos se la juega por el proceso con las Farc.

Análisis editorial del proyecto Reconciliación Colombia

20 de mayo de 2015

En esta etapa, calificada como perentoria por el propio presidente Santos, el Gobierno nacional decidió jugarse los restos, como se dice en el argot popular cuando los apostadores resuelven -¿en un acto desesperado?- jugarse el todo por el todo.

En 48 horas ha hecho dos anuncios relevantes. El primero, en relación con el cambio de frente de dos figuras claves en su gobierno. Envió al ministro de la Defensa, Juan Carlos Pinzón, a ‘vacacionar’ como Embajador de Colombia en Washington para ‘quitarlo’ del frente de batalla.  Una salida decorosa para una voz altisonante dentro del gobierno Santos, cuyo papel reconocen amigos y contradictores, sobre todo dentro de la tropa castrense, muy sensible al proceso de paz. Y en su lugar, importa al embajador en Estados Unidos, Luis Carlos Villegas, quien es un destacado empresario y también notorio aliado de la salida negociada del conflicto armado.

El segundo, en relación con la participación directa en el equipo negociador del Gobierno de la ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, quien ha logrado sortear las difíciles situaciones con Nicaragua y con Venezuela y ha encontrado un punto de equilibrio en las relaciones con Estados Unidos y con Cuba. La Canciller no tendrá que abandonar sus funciones para esta nueva tarea, lo que supone que el proceso de paz entra de lleno a formar parte de la agenda de exteriores de la Ministra. Aquí también anunció la inclusión en la mesa del empresario Gonzalo Restrepo, quien sacó adelante el Grupo Éxito, un mensaje directo para los empresarios que aún dudan sobre si respaldan a Uribe o respaldan a Santos.

Dos mensajes en clave, o mejor explícitos, dejó el presidente Santos al hacer estos anuncios: uno es que el tiempo pasa su factura.

Esta semana el portal Reconciliación Colombia señalaba cómo desde el 16 de mayo no hay acuerdos en los puntos de la agenda con las Farc. Aunque sí hay acuerdos en otros temas, como en el caso del desminado, estos hacen  parte del desescalamiento del conflicto y no de la agenda acrodada. Esto mismo sucedió en el fastidiosamente recordado proceso del Caguán, el antecedente más próximo  -de ya hace una década- de intento de acabar el conflicto con las Farc. El otro es que la confianza de los colombianos está llegando a su punto límite, pero no ascendente, sino descendente.

Un dato adicional: el presidente Santos comentó que en su diálogo con el Vicepresidente de la Corte Penal Internacional este dijo que los Estados tienen discrecionalidad para aplicar el Estatuto de Roma, pero que, en efecto, las penas alternativas deben cumplirse. Es decir, dijo que hay un margen de maniobra.

En la actualidad, el punto que está enredado en La Habana es sobre la suerte que correrán los guerrilleros acusados de delitos de Lesa Humanidad y de Crímenes de Guerra. Al analizar el tema de derecho de las víctimas, obviamente entra el tema de la suerte de los victimarios. Y como las negociaciones de La Habana son con las Farc, se evalúa el futuro de sus combatientes. Por eso es que las Farc buscan ampliar el tema de responsabilidades a otros sectores dentro de los que caben la Fuerza Pública, agentes estatales, empresarios y políticos, entre los principales.

Ya en este punto, son muchos los mensajes para las Farc, que lamentablemente han demostrado falta de olfato político que las alerte sobre las oportunidades que están en límite del retorno o del no retorno.

Los últimos anuncios de la administración Santos fueron hechos por el propio mandatario al término de la Comisión Asesora de Paz, de muy alto nivel, de la que ha buscado rodearse el mandatario de los colombianos para incluir en este espacio también a los detractores del proceso.

Sus declaraciones de forma completa pueden encontrarse en este enlace.