Plan piloto de desminado humanitario es una realidad, anuncian Gobierno y Farc

Los negociadores de las dos partes revelaron en La Habana detalles de la primera fase del proceso que se llevó a cabo con éxito en la vereda El Orejón, del municipio de Briceño (Antioquia).

Mayo 29 de 2015
Foto: Comunicaciones Paz Gobierno


De acuerdo con el comunicado conjunto de las partes, el trabajo de campo tuvo una duración de cerca de 7 días y en ella participaron delegados del Gobierno, miembros de las FARC-EP, técnicos de la organización Ayuda Popular Noruega (APN) y delegados de Cuba, Noruega y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

El jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, destacó que las Farc entregó al equipo técnico encargado de la operación mapas precisos de la ubicación de minas antipersona y ayudó a la delimitación de las áreas.

Explicó que dentro del trabajo realizado, un sargento del Ejército experto en la desactivación de explosivos y un explosivista de las Farc pasaron todo un día intercambiando opiniones y recogiendo información precisa sobre la ubicación de los artefactos.

Un campesino, cuya esposa murió a causa de una mina, prestó su casa a quienes hicieron el trabajo de campo. El Orejón es una de las veredas más afectadas por las minas antipersona en el país. Allí hay más artefactos explosivos que habitantes, según explicó De la Calle.

Antioquia y Meta los dos departamentos que originalmente se eligieron para el desminado humanitario son los más afectados por minas en el país.

“Desminar una vereda como El Orejón es un hecho que demuestra que sí es posible terminar la guerra.  Hay una oportunidad real y palpable que no podemos dejar escapar. Hay que seguir adelante con decisión, mantengamos la fe”, señaló el funcionario.

Como lo señaló un análisis de Reconciliación Colombia, avanzar en el desminado humanitario y producir nuevos resultados en la mesa de negociación es lo que se requiere para recuperar la confianza de los colombianos en las negociaciones.