Llamado a cerrar el conflicto armado

La organización que agrupa a los programas de desarrollo y paz –Redprodepaz- y un número representativo de organizaciones sociales están llamando a la calma y a que se reconozca que el cese de los fusiles salva la vida de muchas personas.
 
Primero de junio de 2015

Un número importante y representativo de organizaciones sociales y que trabajan por los derechos humanos en las regiones colombianas golpeadas por la violencia armada vienen suscribiendo comunicaciones en las que piden al Gobierno y a las Farc “cerrar el conflicto armado de una vez por todas”, una de las cartas públicas, o “pactar un cese bilateral al fuego”, otra de las comunicaciones.

La primera de las comunicaciones es de la Red Nacional de Programas Regionales de Desarrollo y Paz –Redprodepaz- emitida este lunes y en la que “hace un llamado vehemente a las Partes para que retomen con seriedad el desescalamiento del conflicto para darle credibilidad y legitimidad al proceso”.
 
Esta red, que tiene presencia real y efectiva en las regiones colombianas donde ha golpeado con fuerza la violencia armada y ha acompañado a las comunidades para que organicen y defiendan su territorio y sus derechos, le solicitaron al presidente Juan Manuel Santos mantenerse en la salida negociada pues, argumenta, ese fue el mandato que le dio la ciudadanía al refrendar su reelección. Y a las Farc les exigieron continuar con las medidas pactadas en La Habana que desescalan el conflicto, como el desminado.
 
La Redprodepaz expresa su apoyo a otros llamados que vienen haciendo plataformas e iniciativas ciudadanas que reclaman la salida política negociada para poner fin a más de medio siglo de confrontación armada “y abrir un espacio democrático para hacer efectivo un Estado Social de Derecho que garantice la dignidad de los colombianos”.
 
Se refiere, entre otras, a la carta suscrita por la Plataforma Colombiana de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo (constituida por 76 organizaciones); al Diálogo Intereclesial por la Paz en Colombia –Dipaz- (constituido por 42 organizaciones); a la Comisión de Paz del Consejo Evangélico de Colombia –Cedecol-  (constituida por 30 iglesias); a la Red Nacional de Mujeres (constituida por 12 nodos departamentales y 90 organizaciones); a la Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos (constituida por 260 organizaciones); a la Alianza de Organizaciones Sociales y Afines (constituida por 165 organizaciones sociales); a las Comunidades Construyendo Paz en los Territorios –Conpaz- (constituida por 130 organizaciones de base); al Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (constituido por 21 capítulos regionales y 29 organizaciones del Comité de Impulso); y a Clamor Social por la Paz (constituido por 50 organizaciones).
 
Estas organizaciones se reunieron y suscribieron una comunicación en las últimas horas en las que hacen un llamado a mantenerse en las conversaciones de paz y “pactar el cese del fuego bilateral”. Lo que venía sucediendo desde el 20 de diciembre pasado no era un alto al fuego bilateral, sino unilateral por parte de las Farc, a lo que el Gobierno nacional respondió con el cese de bombardeos en marzo pasado. Todo esto se vino a pique luego de que las Farc atacaron a una unidad militar en Cauca, el 15 de abril, que dejó como resultado 11 militares muertos. El Gobierno reactivó los bombardeos, lo que ha arrojado por lo menos 50 guerrilleros muertos.
 
La comunicación de las organizaciones sociales arriba relacionadas señalan que “de acuerdo con investigaciones nacionales, el cese unilateral de las Farc-Ep redujo en un 85 por ciento la intensidad de la guerra y se calcula que se evitaron un 73 por ciento de las muertes de civiles y un 64 por ciento de miembros de la Fuerza Pública. “Las vidas que se salvaron –nos preguntamos (dicen estas organizaciones)- ¿no son razón suficiente para acordar un cese bilateral al fuego?”.
 
El cese bilateral ha sido un reclamo constante de las Farc, mientras que el Gobierno prefiere enfocarse en el fin del conflicto armado. Una cosa no riñe con la otra pero los antecedentes históricos han mostrado que el cese del fuego bilateral en lugar de fortalecer los diálogos se convierten en el talón de Aquiles, pues su quebrantamiento es fácilmente predecible.
 
“(…) persistimos en llamar a las partes a no levantarse de la mesa a pesar de los gravísimos hechos de las últimas semanas. Hacerlo sería dar la razón a quienes desean perpetuar los circuitos de violencia”, comentan estar organizaciones, que sumadas llegan a unas 900.

Los dos pronunciamientos coinciden con el anuncio desde La Habana en el sentido de que habrá prórroga del ciclo 37 del diálogo hasta el jueves 4 de junio, con el fin de procurar algún acuerdo en el tema de víctimas, que las partes llevan discutiendo ya casi un año.
 
Por último, Redprodepaz y las organizaciones piden a los colombianos y colombianas pronunciarse a favor del proceso de paz y la reconciliación, superando la historia de odio y venganza con el fin de que llegue el cese definitivo de la violencia política.