Mesa de La Habana estaría cerca de acordar una comisión de la verdad

Luego de más de un año sin acuerdos concretos sobre los puntos de la agenda pactada para negociar el fin del conflicto, el Gobierno y las Farc estarían próximos a anunciar un nuevo avance en el proceso de paz. 

1 de junio de 2015 
José Vicente Guzmán Mendoza, Periodista de Reconciliación Colombia               
 
En las últimas horas, y en medio de la tensión creciente que rodea el proceso de paz de La Habana, un nuevo acuerdo sobre otro de puntos de la agenda pactada por las partes, por fin parece abrirse paso entre las delegaciones del Gobierno y las Farc.

Se trata, ni más ni menos, de la creación de una comisión de la verdad, un mecanismo que ha sido usado en más de 40 países del mundo luego de terminar conflictos armados o períodos de dictadura para esclarecer qué sucedió y quién fue el responsable de lo ocurrido.

Los negociadores vienen trabajando el tema desde hace un buen tiempo. Ya han escuchado a expertos de la talla de Kofi Annan, exsecretario general de la ONU, y están cerca de llegar a un acuerdo definitivo para darle forma a ese mecanismo en Colombia. Un arreglo que se habría demorado por los hechos de guerra de las últimas semanas, pero que habría vuelto a coger impulso en los últimos días.

De hecho, aunque el actual ciclo de negociaciones entre el Gobierno y las Farc terminaba el pasado domingo (31 de mayo), las delegaciones se pusieron de acuerdo en alargarlo cuatro días más, hasta el próximo jueves 4 de junio, en una decisión que habrían tomado para intentar llegar a un acuerdo y hacer el anuncio al finalizar esta ronda.

Destrabando el tema de la justicia 

Los alcances de esa comisión serían amplios. Según la revista Semana, estaría conformada por una serie de “prohombres (y promujeres)” que escucharían las versiones de víctimas y victimarios para hacer un diagnóstico. Ese informe final sería el insumo para que uno o dos tribunales especializados definan los temas que tienen que ver con la justicia transicional y la participación en política.

Una entrevista de ‘Pastor Alape’, uno de los negociadores de las Farc en La Habana, con el diario El Tiempo parece respaldar esa teoría. En esta, el guerrillero dice que una posible comisión de la verdad sería el primer escenario para avanzar en el tema de la justicia y afirma que si allí se establece que algunos de los subversivos deben pagar una pena de reclusión especial, lo harían.

Eso sí, los guerrilleros de las Farc no serían los únicos en asistir ante esa comisión. “Hay unos sectores poderosos que incitaron, promovieron, financiaron y hasta planificaron la guerra. Toda esta gente va a ir a este escenario”, dijo ‘Alape’ en la entrevista.

En algunos sectores militares, de hecho, ya se ha planteado el tema y el Gobierno ya diseña un mecanismo para llevar ante una justicia transicional diferencial a los militares involucrados en violaciones a los derechos humanos y al Derecho Internacional Humanitario (DIH). 

Pero no sólo tendrían que acudir ante la comisión los guerrilleros y los militares, también tendrían que ir empresarios, funcionarios públicos y civiles involucrados con el conflicto. Y todos ellos tendrían que estar dispuestos a aceptar las disposiciones del eventual tribunal de justicia transicional.

Si el acuerdo final para crear la comisión de la verdad plantea de una vez el tema de la justicia, las delegaciones estarían dando el primer paso para destrabar el nudo que ha mantenido a la Mesa de Conversaciones sin acuerdos concretos desde mayo del año pasado.

Por ahora las partes siguen trabajando en la Mesa, mientras que en Colombia el conflicto se recrudece. El Ejército ha reactivado los bombardeos y las acciones ofensivas contra frentes guerrilleros y las Farc suspendieron el cese unilateral que mantenían desde diciembre.

Según el Centro de Recursos para el Análisis del Conflicto (CERAC), desde entonces la guerrilla ha realizado 22 acciones armadas. La más reciente esta semana, con la voladura de una torre que dejó sin luz la ciudad de Buenaventura.

Un posible acuerdo para establecer una comisión de la verdad no sólo le daría un nuevo impulso al proceso de paz en este ambiente convulsionado, sino que sería un avance concreto en el acuerdo para reparar a las víctimas, que las partes discuten desde agosto de 2014 y que tiene como uno de sus pilares, según la agenda pactada por las partes, el esclarecimiento de la verdad.