Mariana Pajón designada Campeona de la Paz de las Naciones Unidas

La medallista olímpica colombiana se comprometió a promover la construcción de paz en los jóvenes a través del deporte y a visitar comunidades afectadas por la pobreza y el conflicto.

3 de junio de 2015
Fotos: Carlos Bernate
 
Sonriente, como siempre, la bicicrossista colombiana Mariana Pajón recibió este miércoles otro reconocimiento  dentro de su exitosa carrera.

Pero esta vez no fue por haber llegado en primer lugar a la meta, ni por haber vencido a sus competidores montada en su caballito de acero.


En esta oportunidad, Mariana se convirtió en la primera latinoamericana en ser designada como  Campeona de la Paz y el Desarrollo Sostenible del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), un reconocimiento que comparte con deportistas de la talla de María Sharapova, Iker Casillas y Zindedine Zidane.

“Después de los Juegos Olímpicos de Londres se me vinieron muchas responsabilidades y me di cuenta que yo no solamente le podía traer a mí país medallas de oro, sino que también podía construir país y demostrarle a Colombia porque un deportista puede aportar y dejar un legado”, dijo emocionada Mariana.

La campeona olímpica de BMX celebró su designación rodeada de un grupo de niños de Altos de la Florida, la comuna 6 de Soacha, un lugar en el que cerca de 2.500 personas deben luchar todos los días por sobrevivir en condiciones de pobreza, inseguridad y abandono, y en el que los jóvenes buscan oportunidades para salir adelante. (Leer una crónica sobre la vida en Altos de la Florida).

Una compañía simbólica, pues el apoyo a la niñez va a ser una de las actividades principales de Mariana como Campeona de la Paz.

“Millones de niños y jóvenes la admiran y quieren ser triunfadores como ella. Por eso, debe ser un referente de reconciliación y de esperanza”, explicó Arnaud Peral, director del PNUD en Colombia.  “Hay lugares donde miles de ellos tienen un montón de sueños y ven en el deporte un oportunidad de crecimiento muy lejos de la violencia. Ella Debe ser una voz de aliento y dedicar alguna parte de su tiempo, que es muy escaso,  para conocer esas realidades”, agregó.

De hecho, Mariana ya visitó junto al equipo de las Naciones Unidas de Colombia algunas comunidades de la Guajira y a partir de su nombramiento quedó con el compromiso de visitar otras en Chocó y en el Pacífico, como la de Tumaco (Nariño), que este martes se quedó sin luz por un atentado de las Farc. También de Soacha.  

Este tipo de trabajo no es ajeno para ella, quien desde 2013 tiene la fundación ‘Pedaleando por un sueño’, que utiliza el deporte para formar a los jóvenes y mejorar la calidad de vida de sus familias.  “Nosotros ya empezamos a trabajar, incluso antes de mi designación, en la Guajira y en Tarazá (Antioquia)”, cuenta.

Por su parte, Fabrizio Hochschild, coordinador residente de las Naciones Unidas en Colombia, piensa que Mariana Pajón representa las esperanzas de todo un pueblo y en ese rol, “puede contribuir de una manera decisiva en afirmar una visión de la paz como derecho y como valor fundamental de los seres humanos”.


Un trabajo que Mariana cree que puede hacer desde el deporte. “Yo me di cuenta que sin importar las diferencias de pensamiento, de religión, de partidos políticos o de equipos de futbol, el deporte y los deportistas unen a todo el país y para mí eso es un legado inmenso. Porque para mí la unión es paz”, afirmó la deportista.  

Por ahora, Mariana le entregó a Fabrizio Hochschild, de manera simbólica, la camiseta autografiada con la que ganó el campeonato mundial de BMX el año pasado.  La idea es organizar una subasta y utilizar los recursos para apoyar a los niños de Salgar y de Soacha.

Ese es el primer paso con el que una de las dos únicas colombianas que han ganado una medalla de oro en la historia de los Juegos Olímpicos, quiere aportar su granito de arena para cambiar la realidad del país.