Las prematuras advertencias del Procurador a la Comisión de la Verdad

Incluso desde antes de hacerse oficial el acuerdo de la Mesa de La Habana sobre el mecanismo para esclarecer lo ocurrido en el conflicto, Alejandro Ordoñez ya tenía lista una carta con 13 observaciones y advertencias sobre la comisión.

4 de junio 2015

Este jueves se dio uno de los pasos más trascendentales en el esfuerzo de terminar el conflicto armado que azota a Colombia desde hace casi 60 años.

Se trata del acuerdo entre el Gobierno y las Farc para crear una Comisión de la Verdad, un mecanismo que han usado alrededor de 40 países para terminar sus confrontaciones armadas y tratar de esclarecer quienes son los responsables de lo que ocurrió y definir qué fue lo que pasó.

Pero incluso desde antes de que el anuncio fuera oficial, el Procurador Alejandro Ordoñez  tenía listo un documento con observaciones  y advertencias acerca de la comisión de la verdad, dirigido a Humberto de la Calle e Iván Marquez, jefes de las delegaciones de paz del Gobierno y las Farc.

Se trata de una carta con 13 puntos en los que el Procurador deja clara su posición acerca de las atribuciones que debe tener esta comisión y hace una serie de advertencias sobre lo que, según él, no debe pasar.

“La Comisión de la Verdad no puede ser un instrumento de legitimación del terror y del crimen", dice el documento, en el que pide que la verdad en el marco del proceso de paz sea un “derecho garantizado a las víctimas y al conjunto de la sociedad colombiana”.

Para él, el mecanismo diseñado por el Gobierno y las Farc debe tener una serie de mínimos para que respete ese derecho de la sociedad. Por ejemplo, Ordoñez cree que la comisión no debe sustituir “la persecución judicial a los máximos responsables de crímenes atroces” y por ese motivo, dice que la acción del aparato judicial no puede depender de los informes de la comisión.

Por otro lado, pide que la comisión se adopte una vez firmado el acuerdo final de paz y no antes, y que la comisión –que pide que sea conformada de manera plural– tenga en en cuenta las sentencias judiciales que existen y se produzcan en contra de los miembros de las FARC, agentes estatales o integrantes de las AUC.

Una de sus observaciones más importantes tiene que ver con el hecho de que los negociadores de la guerrilla afirmen constantemente que el Estado es el máximo responsable del conflicto armado. Para Ordoñez, la comisión de la verdad no puede partir de supuestos y que, por el contrario, “la dimensión y connotación que tenga la conducta de agentes estatales debe ser objeto del trabajo de la Comisión y no de una conclusión previa impuesta o pactada en la Mesa de Conversaciones”.

Para terminar, el Procurador dice que el resultado de este mecanismo no puede ser una verdad oficial. “Será un relato que debe ser discutido, controvertido, complementado o validado por los diferentes sectores de la sociedad, basado en la realidad objetiva que constituye el núcleo del derecho de las víctimas a la verdad”, dice. 

Vea la carta completa aqúí.