“La verdad del país no puede ser consensuada”: Defensor del Pueblo

Jorge Armando Otálora criticó la forma en la que serán escogidos los 11 expertos que harán parte de la Comisión de la Verdad. También le pidió a las Farc dejar el doble discurso y no afectar más a la población civil.

10 de junio de 2015
Foto: Defensoría del Pueblo


Uno de los máximos defensores del proceso de paz que adelanta el Gobierno de Juan Manuel Santos con la guerrilla de las Farc, expresó este miércoles algunas críticas a la Comisión de la Verdad acordada por ambas partes al finalizar el pasado ciclo de negociaciones en La Habana.

Se trata del Defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, quien durante la instalación de la segunda Mesa Nacional de Participación de Víctimas en Paipa dijo que la conformación de esta comisión, que comenzaría funciones una vez firmados los acuerdos de La Habana, no puede ser consensuada ni acordada.

Esto, en referencia a la fórmula para escoger a los 11 comisionados que acordaron el Gobierno y la guerrilla.

Según el documento que las partes dieron a conocer una vez  divulgado el acuerdo, habrá un comité que evaluará las postulaciones y escogerá a los expertos. Ese comité de escogencia estará conformado por nueve personas. Seis serán elegidos por el Gobierno y las Farc, y tres serán representantes de organizaciones o instituciones elegidas en conjunto por la Mesa.

La conformación de ese comité de escogencia es la que no le gusta a Otálora.

“Hay una decepción de un sector del país porque la comisión de la verdad no puede ser negociada. Se convertiría en un tribunal de arbitramiento en el que, en la práctica, una parte elige a unos,  otra parte a otros, y entre los dos a los terceros”, explicó.

Según Otalora, eso es lo que ocurre en este caso con el comité que va a elegir a los 11 comisionados. “Yo creo que la verdad del país no puede ser consensuada”, dijo.

Para él, esta comisión debe servir para esclarecer los errores cometidos por el Estado y las instituciones durante más de 50 años de conflicto, y también los actos atroces que ha llevado a cabo la guerrilla a lo largo de su lucha armada.

En el mismo evento de instalación de la Mesa de Víctimas, algunos representantes de las víctimas pidieron mayor presencia en La Habana y representantes directos en la eventual Comisión de la Verdad. 

Odorico Guerra, quien este martes fue elegido el nuevo coordinador de la mesa nacional de víctimas, lo reiteró en su discurso: “Esa comisión era una petición que la anterior Mesa de Víctimas le entregó a las delegaciones de La Habana, pero quedó un poco desdibujado. Lo que queremos es que dentro de los comisionados que van a nombrar haya participación directa de las víctimas”.

Dejar el doble discurso

Las víctimas, por otro lado, criticaron la escalada que se ha presentado en el conflicto armado en los últimos meses.

El Defensor Otálora se refirió directamente a los atentados de las Farc que, según esa entidad, van contra el Derecho Internacional Humanitario porque en muchos casos afectan directamente a la población civil.

“No podemos seguir con el doble discurso de las Farc. Allá en La Habana hablan de reivindicaciones, pero acá en Colombia atacan al pueblo, a los campesinos, al medio ambiente y a la gente más humilde”, dijo en medio del aplauso de más de 300 víctimas de todo el país, presentes en el evento.

Según la Defensoría del Pueblo, desde que la guerrilla suspendió el cese al fuego unilateral que había decretado en diciembre de 2014, se han presentado 20 acciones en las que los más afectados han sido los civiles.

La semana pasada, por ejemplo, Tumaco y Buenaventura, dos de las ciudades más importantes de Colombia sobre el Pacífico (y dos de las más pobres), se quedaron sin luz por la voladura de dos torres de energía.  

Esta semana también se han presentado varios atentados: en Algeciras (Huila) se quedaron sin agua por un atentado al acueducto y en Putumayo sufrieron una tragedia ambiental luego de que guerrilleros de las Farc obligaran a derramar 200.000 galones de crudo que llegaron hasta el río Putumayo. 

Incluso, Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno en La Habana, dijo desde Villavicencio que en esos ataques de la guerrilla hay arrogancia. Y las Naciones Unidas afirmaron que con esos ataques se está "minando la confianza" en el proceso de paz.