Salvatore Mancuso le pide ayuda a la Canciller

El último recurso del excomandante paramilitar ad portas de recibir una condena que podría llegar a ser de 22 años, es pedirle a Maria Ángela Holguín que interceda por él ante las autoridades norteamericanas.

24 de junio de 2015

Una carta fechada el 16 de junio y dirigida a la canciller María Ángela Holguín, parece ser uno de los últimos recursos del excomandante paramilitar Salvatore Mancuso para evitar que la justicia de Estados Unidos –donde se encuentra extraditado desde 2008– lo condene a 22 años de cárcel, como lo solicitó hace pocas semanas la Fiscalía de ese país.

En la comunicación, Mancuso y su abogada le piden a Holguín que le comunique a la juez y los fiscales que llevan su caso en Estados Unidos  que el excomandante paramilitar contribuyó con la desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y “ha cumplido con todas y cada una de las obligaciones adquiridas en el proceso de paz: verdad, reparación y no repetición”, por lo que sólo le podrían imponer una pena de ocho años de prisión.

También piden que se tenga en cuenta que Mancuso ya fue condenado en Colombia a esa pena alternativa por el delito de narcotráfico en relación a su actividad en las autodefensas, y que las autoridades norteamericanas deben tener en cuenta también los compromisos adquiridos por Colombia al firmar un acuerdo de paz con los paramilitares antes de anunciar su condena.

Por otro lado, piden que se mire el derecho a la igualdad con otros jefes paramilitares a los que el Gobierno Nacional ha negado su extradición a los Estados Unidos por cargos de narcotráfico, similares a los que le imputan a Mancuso, como Rodrigo Pérez Alzate, alias ‘Julián Bolívar’ y Edward Cobo Téllez, alias ‘Diego Vecino’.

Mancuso está a seis días de conocer la condena que le impondrá una juez del Distrito de Columbia, que podría ser de 22 años de prisión.  

El excomandante paramilitar dirigió el Bloque Norte de las AUC y es responsable de cruentas masacres contra la población civil como las de Mapiripán (Meta), El Aro (Antioquia) y La Gabarra (Cesar). En 2005 firmó la paz con el Gobierno de Álvaro Uribe Velez y se acogió a la Ley de Justicia y Paz, pero en 2008 fue extraditado a los Estados Unidos porque, según el Gobierno de Colombia, había incumplido con los compromisos adquiridos al acogerse a dicha ley.

Reconciliación Colombia conoció en octubre de 2014 una cartilla en la que Mancuso y otros 11 comandantes paramilitares les piden perdón a sus víctimas, pero muchas de ellas son escépticas y creen que lo hacen sólo para obtener los beneficios de la ley.  

Aún no se conoce una respuesta de la Cancillería a la solicitud de Salvatore Mancuso.