España y Estados Unidos ratifican su apoyo al proceso de paz

En uno de los momentos más críticos para las negociaciones con las Farc, dos de los países que más han respaldado el proceso anuncian que mantienen su apoyo.

25 de junio de 2015

La escalada del conflicto armado tiene al proceso de paz en uno de sus peores momentos. Mientras en La Habana las partes tratan de desenredar las discusiones sobre víctimas y justicia transicional, Colombia se volvió a llenar de atentados a la infraestructura, hostigamientos y combates, en donde muchas veces quienes más sufren son los civiles.

Esa situación ha volcado a la opinión pública en contra de las negociaciones de La Habana, que hace apenas un mes habían producido un resultado tangible: el acuerdo para crear una Comisión de la Verdad una vez finalizado el conflicto armado.

“Las conversaciones están en una fase crítica, quizá la más difícil hasta ahora”, reconoció el subsecretario de Estado de EE.UU. para Suramérica y Cuba, Alex Lee, durante una audiencia sobre Colombia en un subcomité de la Cámara de Representantes estadounidense.

En ese escenario, los congresistas preguntaron por el proceso de paz y por la posición del Gobierno de Estados Unidos frente a la actual situación.

Pero a pesar de aceptar que las negociaciones pasan por una etapa difícil, el funcionario norteamericano le pidió al Congreso de ese país mantener su apoyo al proceso de paz y pensar en brindarle a Colombia una mayor asistencia en caso de que se consiga un acuerdo.

Allí mismo, Bernard Aronson, el enviado especial del Gobierno de Estados Unidos al proceso de paz en Colombia,  dijo que la escalada de ataques de las Farc "es un síntoma de que no estamos aún al final del proceso". Sin embargo, afirmó que también "hay muchas señales de progreso en las conversaciones de paz”.

Aronson también le explicó a los congresistas cuál es su rol dentro del proceso: “Estoy disponible para el presidente Santos y sus asesores para compartir ideas que puedan ser relevantes, y participo en sesiones únicamente con las FARC y en otras únicamente con el Gobierno, porque el Gobierno cree que sería útil educar a las FARC en la política de EE. UU. y su posible apoyo a un acuerdo de paz”, dijo.

El apoyo de Rajoy

Otro país que ratificó su apoyo a las negociaciones en esta etapa difícil fue España. El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, lo reiteró en el Parlamento español, en donde varios diputados opositores lo cuestionaron sobre el tema.

“Colombia es un país aliado y amigo, y además es un país soberano para decidir sobre los asuntos que le atañen, nos han pedido ayuda y nosotros se la damos. Todo lo que está haciendo el Gobierno colombiano tiene pleno encaje constitucional y legal en ese país”, dijo Rajoy cuando uno de los diputados le pregunto por qué si apoyaba una negociación con las Farc, no intentaba una negociación con ETA, el grupo separatista vasco que en 2011 anunció el cese definitivo de su actividad armada.

Hace pocas semanas, de hecho, la Unión Europea anunció que iba a crear un fondo fiduciario para agrupar las contribuciones que los distintos países europeos hagan para el posconflicto de Colombia.

Rajoy ratificó ese acuerdo y dijo que los países europeos tienen la voluntad de contribuir al proceso de paz.