Habitantes de zonas en conflicto apoyan una salida negociada, pero son reacios a relacionarse con ex combatientes

El más reciente Barómetro de las Américas, realizado en 59 municipios que hacen parte del Plan de Consolidación, muestra algunas diferencias con el estudio que el año pasado se realizó con base en una muestra nacional.

Junio 30 de 2015


Según publica La República, en esta nueva versión del informe, elaborado por el Observatorio de la Democracia de la Universidad de los Andes, con el apoyo del Centro Nacional de Consultoria, el 77,2% de los encuestados manifestó que apoya la salida negociada del conflicto, mientras que en el informe nacional el apoyo había sido del 58% de los encuestados.

Pero mientras que el apoyo a una salida negociada es mayor, la disposición a trabajar o a ser vecinos de un desmovilizado es menor a la del informe nacional, según lo que informa la revista Semana.

Mientras que en el informe nacional, un 50,2 por ciento de los encuestados estaba dispuesto a que en su empresa fueran contratados desmovilizados, en el estudio hecho en las zonas de consolidación solo el 46 por ciento estaría dispuesto a aprobar este tipo de contratación.

Esta diferencia es más evidente frente a la posibilidad de que un hijo sea amigo de un desmovilizado. Mientras que en la muestra nacional, un 24 por ciento no se opondría a esta posibilidad, en la muestra tomada en las zonas de consolidación, solo un 17 por ciento no se opondría.

Aunque las dos muestras son tomadas en momentos distintos, lo cual puede influir en general en la favorabilidad que existe en la opinión pública frente al proceso de paz, Miguel García, codirector del Observatorio de la Democracia de la Universidad de los Andes, explicó a la República que “es probable que el hecho de que los entrevistados tengan un contacto más cercano con los protagonistas del conflicto sea la causante de la percepción negativa frente a aspectos de convivencia”.