¿Qué pasará con la restitución de tierras si el proceso de paz llega a su fin?

El proceso de devolverles las tierras a los campesinos avanza a paso lento debido a que se hace en medio del conflicto armado. Según Ricardo Sabogal, director de la Unidad de Restitución de Tierras, la restitución "no tiene reversa".  

3 de julio de 2015

La crisis del proceso de paz entre el Gobierno y las Farc se ha profundizado en los últimos días. La publicación de una encuesta que muestra la caída del apoyo de la opinión pública a las conversaciones y el recrudecimiento de los atentados han puesto a las negociaciones contra las cuerdas.

Mientras tanto, el proceso de reparación a las víctimas avanza en Colombia entre dificultades. Pero para muchos de los afectados no lo hace al ritmo esperado y las metas que tiene el Gobierno de restituir a la mayor parte de las víctimas en 10 años parecen lejanas de cumplir. Sobre todo en lo que tiene que ver con la restitución de las tierras, que según la Unidad de Restitución de Tierras (URT) –entidad adscrita al Ministerio de Agricultura– avanza a un buen ritmo (cerca de 100.000 hectáreas restituidas) teniendo en cuenta que en muchas regiones aún se vive el conflicto armado.

De hecho, para adelantar los procesos de restitución de tierras solicitados por las víctimas, la entidad espera siempre que el Ministerio de Defensa certifique que la zona en la cual se encuentra el predio es segura.  Esa decisión ha sido criticada por varias organizaciones sociales y analistas que dicen que el proceso de restitución es lento y que a este paso tomará cerca de 500 años devolver todos los predios.

A esas críticas, la respuesta de la URT siempre es que la seguridad sobre los campesinos prima y que no van a entregar tierras que estén en lugares con presencia de grupos armados. También es que una vez firmado el proceso de paz, va a ser mucho más fácil y rápido restituir las tierras que están en esas zonas.

Pero el hecho de que el proceso de paz esté en crisis y que tanto su continuidad como su terminación estén dentro de las opciones, muchos se han preguntado qué pasará con el proceso de restitución de tierras si las negociaciones en La Habana llegan a su fin sin un acuerdo para terminar el conflicto armado.

Ricardo Sabogal, director de la URT, se refirió al tema este viernes, en medio de la conferencia internacional sobre restitución de tierras que se lleva a cabo en Cartagena con expertos de Nepal, Sudáfrica, Costa de Marfil, Kenia, jueces de tierras y expertos de organismos como el Banco Mundial.

“El proceso de restitución de tierras no tiene reversa”, dijo. “Con acuerdo en La Habana o sin acuerdo en La Habana, la restitución se hace. Lo que pasa es que si no hay acuerdo el proceso va a ser muy costoso. Tanto en dinero, como en vidas”.

Lo cierto es que hasta ahora, según cifras de la unidad, se han recibido cerca de 78.000 reclamaciones de restitución de tierras y sólo 34.000 se encuentran en las zonas que el Ministerio de Defensa considera seguras. Según eso, hay 44.000 solicitudes de restitución que no se han tramitado y que no se tramitarán hasta que la zona en la que se encuentran esas tierras no sea considerada segura. Algo que será difícil si no hay proceso de paz, el conflicto armado continúa y los atentados en algunos territorios se recrudecen.

Y es que aunque la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras se expidió un año antes de que iniciara el proceso de paz  y bajo la lógica de empezar a reparar a las víctimas en medio del conflicto armado, una vez se hizo público que había un proceso de negociación con la guerrilla, se pensó que todo hacía parte del mismo proceso para pasar la página y reconstruir al país.

Ahora, con la posibilidad real de que el proceso de paz termine sin ningún acuerdo, habrá que pensar cómo hacer avanzar la reparación a las víctimas y especialmente la restitución de tierras a los desplazados en medio de un conflicto que estaría, nuevamente, lejos de terminar.