‘Nuestra fuerza está en la palabra’: iglesias

Las recientes declaraciones de De la Calle y la visita del Papa a Latinoamérica potencian la carta de las confesiones religiosas y espirituales en Colombia en torno al mensaje de la inutilidad del uso de las armas para transformar el mundo.

6 de julio de 2015 

La afirmación de que el “el proceso de paz está llegando a su fin, por bien o por mal”, hecha por el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle en entrevista al periodista Juan Gossaín y transmitida en las últimas horas por el canal nacional institucional, coincide con la reflexión realizada por 26 líderes y lideresas de confesiones religiosas y espirituales y contenida en la carta escrita de forma conjunta titulada ‘las armas son el fracaso de la palabra’.

En esta, las congregaciones de fe les piden al Gobierno y a las Farc “que no se levanten de la mesa, a que persistan hasta lograr los acuerdos” y ofrecen sus "oraciones, sus dones y talentos para la transformación de nuestro país”.

Los 26 líderes y lideresas de comunidades religiosas y espirituales de las iglesias Católica, Anglicana, Luterana, Presbiteriana, Ortodoxa, Evangélica, Menonita, instituciones que trabajan por la reconciliación asociadas a diferentes credos, Comunidades Islámicas e Indígenas reprueban de forma contundente el uso de las armas como medio para lograr algún tipo de transformación, pues la justificación de las armas es la que produce constantes ciclos de violencia.

El manifiesto conjunto afirma que “sin negar la urgencia de responder a los factores objetivos de la violencia (exclusión económica, política, social) y a los factores jurídicos (verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición), ¿cómo superar esta fábrica constante de rabias, rencores y urgencias de venganza que perpetúan la violencia y el empobrecimiento de los colombianos?”.
Al explicar el tema, uno de los firmantes, el padre jesuita Francisco de Roux, explicó en RCN Radio que el mensaje de que las armas no producen ninguna seguridad ni son el vehículo de ninguna transformación pueden tener una forma de concretarse en las negociaciones de La Habana mediante el cese del fuego bilateral, por lo que resalta el pronunciamiento de De La Calle. Y destaca muy especialmente el hecho de que el Jefe negociador del Gobierno se esté moviendo hacia “un cese bilateral del fuego antes de la firma de los acuerdos de paz siempre y cuando sea serio y verificable”.

También en la W Radio explicaron el contenido de la carta el padre Pedro Mercado, secretario adjunto de la Conferencia Episcopal, y el líder espiritual Andrónico Urbay, de la Junta Mayor de Palabreros Wayuu. El sacerdote resumió en una frase el sentido del aporte que pueden hacer las comunidades religiosas en Colombia: "nuestra fuerza está en la palabra".

Y quién más apropiado para defender este argumento que una persona encargada en su comunidad de este tema. El líder indígena Andrónico Urbay, para quien el uso de la palabra es la base de la cultura Wayuu.

Cada palabra de la carta suscrita de forma conjunta por líderes y lideresas tiene un gran valor asociado a rescatar la vida misma, la dignidad de la persona, el ser espiritual, la persona como un fin en su misma individualidad. Y, al tiempo, advierte que todo esto logra trascender y ocupar su lugar en sociedades más justas, más equitativas, con menos pobreza y corrupción.

La declaración conjunta indica una ruta de trabajo que estas confesiones religiosas y espirituales están construyendo dentro del proyecto Cree en la Reconciliación* y, sin duda, esta puede tener implicaciones prácticas, pues el Plan Nacional de Desarrollo reconoce al sector religioso como un actor social clave en la construcción de paz y, por tanto, le da un papel.

El proyecto Cree en la Reconciliación tiene como objetivo acercar a líderes de las diferentes confesiones religiosas y espirituales del país para reflexionar sobre su rol en materia de paz y de reconciliación.

La carta también coincide con la visita del Papa Francisco, también sacerdote jesuita, a este lado del hemisferio, iniciando por Ecuador. El papa Francisco le ha intentado dar un papel renovado a la iglesia Católica y ha buscado con gestos concretos romper los nichos de las creencias religiosas en la búsqueda de que la fe, independientemente del credo, logre transformaciones concretas en las sociedades.

…..

Reconciliación Colombia es una iniciativa de la sociedad civil,  que trabaja como articulador y facilitador de procesos de reconciliación, visibilizando la experiencia de Colombia en esta materia. Promueve la creación de una plataforma articulada que le permita a Colombia abordar la reconciliación desde la experiencia, la transferencia de conocimiento, la apropiación regional y la articulación de diferentes actores tales como la empresa privada, los líderes de confesiones religiosas y espirituales, los gobernantes locales y regionales, las organizaciones sociales y la Cooperación Internacional.