Pulso entre el Fiscal y el Procurador por cese unilateral de las Farc

Los dos funcionarios se pronunciaron en distintos escenarios sobre el anuncio de la guerrilla. Mientras Ordóñez dice que es otro paso en su estrategia terrorista, Montealegre le pide a Santos acordar un cese bilateral de inmediato.

8 de julio de 2015

El Fiscal y el Procurador han estado en orillas opuestas durante todo el proceso de paz.

Mientras el segundo ha pedido más mano dura del Gobierno con las Farc y ha advertido que un acuerdo sin cárcel para los miembros de esa guerrilla culpables de delitos atroces es inviable, el primero ha dicho, incluso, que esas penas pueden ser alternativas.

Este miércoles volvieron a mostrar sus opiniones encontradas luego de que cada uno reaccionó, en un espacio diferente, al anuncio del nuevo cese al fuego unilateral de las Farc, que comenzará el próximo 20 de julio y se extenderá por un mes.

El Procurador Alejandro Ordóñez expidió un comunicado en el que dice que el anuncio de la guerrilla no es ningún acto de buena voluntad y que más bien “es un paso dentro de su estrategia terrorista”. Además, culpa al Gobierno de someterse al cese al fuego bilateral que los guerrilleros han pedido desde el inicio de las conversaciones.

“El Gobierno Nacional no puede permitir que esta organización criminal decida los tiempos en que los colombianos estarán sometidos al accionar terrorista y los días en que no”, dice el funcionario.

Por otro lado, el Fiscal Eduardo Montealegre valoró positivamente el gesto luego de una audiencia pública en el Congreso de la República. Incluso fue más allá y le pidió al Gobierno y a las Farc que “rápidamente se firmen los acuerdos en La Habana e inclusive antes de la firma de estos acuerdos se pacte un cese bilateral al fuego".

Montealegre insistió en que el modelo de negociar en medio del conflicto armado es insostenible y en que el cese bilateral no sería una claudicación del Estado.  “Lo que estamos buscando con la solución negociada al conflicto es un cese bilateral pero definitivo porque estamos buscando la paz en Colombia y ese es un paso muy importante", dijo.

Algo que sí cree Ordoñez, quien dijo que aceptar el cese bilateral antes de firmar los acuerdos “solo fortalecería a la guerrilla de las FARC, debilitaría aún más a la institucionalidad y dejaría a la sociedad colombiana mucho más vulnerable frente a la acción del terrorismo y la ilegalidad”.

El procurador incluso dice que el proceso debe tener un límite en el tiempo y para él no se debe extender más allá del 31 de diciembre de este año.

Las opiniones encontradas de Montealegre y Ordóñez representan las diferentes concepciones que tienen los colombianos, quienes en las redes sociales también se han divido apoyando o  criticando la opción de un cese al fuego bilateral.