Santos decidirá si el proceso de paz sigue o no en cuatro meses

Lo hará luego de evaluar si las Farc cumplen con los acuerdos sobre desescalamiento anunciados hoy. El Presidente también dijo que ahora ve "más clara la luz al final del túnel". 

12 de julio de 2015 

Este domingo la Mesa de Conversaciones de La Habana tuvo mucho más movimiento del que había tenido en las últimas semanas.

A medio día, el Gobierno y las Farc anunciaron un acuerdo para desescalar el conflicto y acelerar la negociación del cese al fuego bilateral y definitivo. Y en la noche, cuando el Presidente Santos estaba explicando en una alocución televisada la importancia de lo acordado en La Habana, también dijo que en cuatro meses decidirá si el proceso de paz sigue o termina. 

"Vamos a estar vigilantes sobre lo que hoy se pactó. Y en 4 meses a partir de ahora, dependiendo de si las FARC cumplen, tomaré la decisión de si seguimos con el proceso o no", fueron las palabras con las que el Presidente le puso una especie de plazo a la negociación.

Santos no aclaró cuales serán las medidas de desescalamiento que el gobierno implementará a partir del próximo 20 de julio, el mismo día en el que empezará a operar el cese al fuego unilateral anunciado por las Farc, pero si dijo que esto lo harán si la guerrilla cumple. "Si no cumplen, estarán listas para enfrentarlas con la determinación y contundencia con que siempre lo han hecho", aclaró. 

A pesar del plazo y las advertencias, Santos se mostró optimista.  Dijo que ahora sí estaba empezando a ver "la luz al final del tunel" y destacó el hecho de que los negociadores en La Habana hubieran acordado un plan para "trabajar sin descanso" hasta acordar los puntos que aún hacen falta de la agenda. 

Pero aceptó que el tema de la justicia transicional es el más complicado y es la puerta de entrada al acuerdo definitivo. "Este es el punto que va a definir si hay o no paz, y tenemos que superarlo. Ese es el reto. Si llegamos a un acuerdo sobre ese aspecto de la justicia, podremos decir –sin lugar a dudas– que estamos al otro lado", dijo. 

Esta misma mañana, Humberto de la Calle había dicho que para avanzar en el cese bilateral al fuego, la Mesa primero tendría que lograr resultados en las negociaciones sobre el punto de víctimas y justicia.

Esto es clave, pues los principales críticos de la posibilidad de pactar un cese bilateral antes de la firma de los acuerdos dicen que sería un 'respiro' para las Farc y una manera de retrasar el acuerdo final.

Lo cierto es que, a partir de lo acordado este fin de semana, las partes tienen cuatro meses para desescalar efectivamente la confrontación y para avanzar en la mesa, para que el proceso de paz finalmente entre a una etapa de no retorno.