Sólo con un clic puede ayudar a las víctimas del conflicto que quieren fortalecer sus empresas

Hoy se lanzó la campaña Clics por Sueños que espera recaudar fondos para apoyar a 100 emprendedores que viven en situación de vulnerabilidad. La mitad de ellos son desplazados por la violencia.

16 de junio de 2015

Catalina Landázuri llegó hace tres años al casco urbano de Tumaco (Nariño), el municipio del Pacífico que hace pocos meses se quedó sin luz y sin agua por culpa de los atentados de las Farc, pero que desde hace varios años viene siendo escenario del conflicto armado y cuya población civil ha sufrido en carne propia las vicisitudes de la guerra.

La violencia la había sacado desplazada de la vereda Bocas de Curay, ubicada a media hora en lancha de la ciudad. Al llegar a Tumaco, y utilizando algunos ahorros, decidió montar una panadería. Con ella ha respondido por sus tres hijos y por su madre y ha podido adquirir parte de la maquinaria que necesita.

Pero sus sueños van más allá. Ahora quiere que su panadería crezca y desea vender otros productos como galletas y pasteles. Así espera “generar empleos para los adultos mayores del municipio de Tumaco y los jóvenes de la región, alejarlos de los caminos agrietados y procurar generar un rescate social que permita sembrar paz en la comunidad”.

Para eso necesita comprar maquinaria nueva y tener recursos para pagar otros empleados diferentes a los que ya tiene. Según sus cálculos, necesita al menos tres millones doscientos mil pesos para llevar a cabo ese proyecto.

Lo bueno para ella es que desde este jueves 16 de julio hasta el próximo 16 de septiembre, cualquier persona puede aportar para que su sueño se haga realidad. Sólo tiene que entrar a una plataforma de internet (http://clicsporsuenos.littlebigmoney.org/), buscar el proyecto, dar clic y donarle desde 25.000 pesos hasta la cantidad que desee.

Cumpliendo sueños

Catalina es una de los 100 emprendedores sociales que serán beneficiados con la campaña ‘Clics por Sueños’, una iniciativa del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la Embajada de Corea del Sur y la Fundación Capital.

La idea es utilizar una plataforma de crowdfunding para que durante dos meses cualquier persona que utilice internet pueda donarles recursos  a estos emprendedores, todos en situación de vulnerabilidad, que tienen ideas y proyectos para sacar sus propias empresas adelante.

La donación se puede hacer desde  la página de Clics por Sueños, donde también están las historias de los 100 emprendedores que vienen de ciudades como Barranquilla, Cartagena, Tumaco, Ibagué y Villavicencio.

La mitad de ellos (50) son víctimas de la violencia y han salido desplazados desde sus lugares de origen, y otros 15 están en situación de discapacidad. Cada uno tiene un estimado de cuánto necesita para hacer realidad su sueño y la idea es que en estos dos meses todos los 100 puedan conseguir ese valor a punta de donaciones.

Para hacer aún más fácil la tarea, la Embajada de Corea se comprometió a hacer una donación a cada proyecto por el mismo valor que se recaude por internet.

“Este tipo de acciones reducen la pobreza e incluyen a los marginados de forma creativa. Todo eso permite construir paz”, dice Fabrizio Hochschild, coordinador residente de las Naciones Unidas en Colombia, quien explicó, además, que la Red Comprende, conformada por 18 centros de empleo y emprendimiento, se comprometió a ayudar a esos emprendedores a usar de forma eficiente los recursos recaudados.

Para Laura Fuentes, directora financiera de la Fundación Capital, una de las entidades que impulsa la campaña, la idea es que los colombianos entiendan que el poder de cambiar el país está en sus manos y “a sólo un clic de distancia”. Pues al donar recursos para que estos emprendedores puedan fortalecer o crear sus empresas, también se está ayudando a generar empleo y transformar las realidades en donde viven.

Si todo sale bien, en dos meses Catalina podrá ampliar su panadería en Tumaco, María Nancy comprará las maquinas que necesita su fábrica de calzado en Ibagué y Lina María fortalecerá su empresa de confecciones en Villavicencio.