Desmovilizados han asumido solo el 6% de indemnizaciones por fallos de Justicia y Paz

10 años después de expedida la Ley de Justicia y Paz, el Estado ha invertido más de 67.750 millones de pesos en la reparación de las víctimas de los paramilitares, mientras que los desmovilizados han aportado solo 3.800 millones.
 
Julio 27 de 2015
Foto: Archivo Semana
 
De acuerdo con un reporte de la Unidad para las Víctimas, en 10 años de la Ley de Justicia y Paz, el Estado ha asumido el 93% del costo de las indemnizaciones impuestas en las sentencias en las que se ha condenado a los desmovilizados de los grupos paramilitares.
 
Estos, por su parte, solo han asumido el 6% del total y el 1% provino del Fondo para la Rehabilitación, inversión social y lucha contra el crimen organizado (FRISCO).
 
Estos porcentajes equivalen a 67.750 millones de pesos invertidos por parte del Estado; 3.800 por parte de los ex combatientes y cerca de 800 provenientes de recursos incautados al narcotráfico.
 
“Si bien se han obtenido bienes rurales y urbanos de los victimarios, y recursos a través de diferentes mecanismos, estos no solo son insuficientes para cubrir las medidas de reparación, sino que además son difíciles de monetizar”, explicó la Subdirectora de la Unidad para las Víctimas, Iris Marín.
 
De acuerdo con la Ley, si los recursos de los victimarios no son suficientes para reparar a las víctimas, el Estado debe asumir el costo restante de la reparación ordenada por la justicia.

Estas indemnizaciones son asumidas por el Fondo para la Reparación de las Víctimas (FRV), creado por la Ley 975, que está a cargo de la Unidad para las Víctimas.

“El papel del Fondo es servir de bolsa de recursos para garantizar la financiación de la política de reparación integral. Por eso, no recauda solamente recursos del presupuesto general y de los antiguos combatientes, sino que también habilita mecanismos para que la sociedad y el sector privado puedan contribuir al proceso de reparación integral y reconciliación nacional”, agregó Marín.

Hasta hoy, han sido reparadas medio millón de víctimas, incluidas no solo las de los grupos paramilitares, sino las de la guerrilla, actores del Estado o autores no determinados.