Este fue el mes con menor actividad violenta por el conflicto desde 1974

El cese al fuego unilateral decretado por las Farc y la suspensión de bombardeos por parte del Gobierno bajaron el nivel de la confrontación según el último informe del Cerac.

20 de agosto de 2015
Foto: Archivo Semana

El Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac) publicó este jueves el primer informe mensual sobre las medidas de desescalamiento anunciadas por el Gobierno y las Farc desde el pasado 20 de julio.  

El resultado es positivo y según los datos recogidos por la entidad este fue el mes con menor actividad violenta con relación al conflicto armado desde 1974. Un nivel que al parecer continuará por el mismo camino, pues la guerrilla anunció esta mañana la continuación del cese unilateral y se espera que el Gobierno anuncie lo mismo respecto a los bombardeos.

Durante el cese se ha registrado una reducción del 81 por ciento de las actividades ofensivas de la guerrilla y otra del 50 por ciento de los combates en los que este grupo se ve involucrado.

Pero el cumplimiento no ha sido completo, pues durante el mes hubo dos acciones atribuibles a las Farc con las que habrían violado su propio cese unilateral, según el Cerac. El más reciente fue un hostigamiento del grupo guerrillero a una estación de Policía en Caloto (Cauca) el 18 de agosto y el  primero fue otro hostigamiento, esta vez contra hombres del Ejército Nacional, ocurrido en la vereda Santa Elena de Mesetas (Meta) el pasado 21 de julio.

En cuanto a la fuerza pública, el Cerac dice que hubo una “reducción casi total de la actividad ofensiva” de las Fuerzas Armadas contra las Farc, pues estas concentraron sus ataques en otros grupos guerrilleros y las bandas criminales, como el Clan Usuga. Sin embargo, el informe registra la denuncia de la guerrilla en cuanto a que el Gobierno ha seguido bombardeando sus campamentos y dice que esas acciones requieren verificación.  

Las cifras de la Defensoría

Hoy también se conoció una declaración de la Defensoría del Pueblo en la que reconoce una significativa reducción de las acciones bélicas de la guerrilla desde que decretaron el cese unilateral el pasado 20 de julio.  

La entidad dice que las Farc deben aclarar seis presuntos ataques contra policías y militares, así como algunas situaciones en las que se vieron directamente involucradas las comunidades, como el asesinato del líder Genaro García en Tumaco y las amenazas recibidas por un grupo de educadores de Antioquia.

Para la Defensoría, los ataques de la Fuerza Pública contra campamentos de las Farc que no sean bombardeos, no han sido suspendidos y están autorizados.