El protocolo para desvincular a los menores de edad del conflicto

La Defensoría y otras 15 entidades presentaron el documento y le pidieron a las Farc una base de datos de los niños reclutados. 2,3 millones de las víctimas de Colombia son niños, niñas y adolescentes.

9 de septiembre de 2015

Durante siete meses la Defensoría del Pueblo y otras 15 entidades intentaron que las delegaciones del Gobierno y de las Farc que negocian el fin del conflicto en La Habana (Cuba) conocieran un protocolo para desvincular a los menores de edad que están inmersos en el conflicto armado. Pero no pudieron hacerlo.

Por eso este miércoles decidieron presentarlo a la opinión pública y ponerlo a disposición de la Mesa.

Se trata de un documento que las 16 entidades, dentro de las cuales se encuentra la Unicef, construyeron y que titularon ‘Voces y oportunidades para los niños, niñas y adolescentes en la construcción de la paz de Colombia’.

Allí recogen cifras y testimonios sobre la vinculación de los niños en la guerra. Hablan de la incorporación de menores de edad en los grupos armados, de su utilización para actividades de inteligencia, microtráfico, combate y hasta acciones terroristas. También muestran que, según datos de la Unidad de Víctimas, 2 millones 300 mil niños son víctimas del conflicto.

Por otro lado recomiendan varias acciones a seguir en la Mesa de La Habana para avanzar en la desvinculación de los menores de la guerra.

La primera es el levantamiento de una base de datos con los niños que están en las Farc que especifique edad y estado de salud.

La segunda es adelantar la entrega de los menores de 15 años que están en las filas de la guerrilla y de las menores de 18 que estén mal de salud o embarazadas.

También piden que en los acuerdos de paz queden definidos mecanismos para acompañar psicosocialmente a los niños y que se verifiquen posibles escenarios de revictimización en los procesos de justicia transicional.

Incluso, el documento plantea que los menores de 18 años que estuvieron en las filas de la guerrilla sean excluidos de responsabilidad penal.  

La idea es hacer un “proceso progresivo hacia la desvinculación definitiva de todos los niños, niñas y adolescentes que están actualmente en la guerra”.

Por último, las entidades piden que en la Mesa de Conversaciones se cree una comisión especial con enfoque de niñez, así como existe una para el enfoque de género.