‘Por insignificantes que parezcamos, somos piezas únicas en la construcción de la paz’

Una de las mayores exponentes de la resiliencia en el campo social y educativo en España está en Colombia promoviendo una mirada reflexiva sobre el aporte que cada uno podemos hacer a la construcción de paz.

Por Mayra Alejandra Ríos Aguilar
Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Universidad Javeriana   
Especial para Reconciliación Colombia
 
10 de septiembre de 2015

La experta española en temas de resiliencia, entendida como la capacidad para reponernos a la adversidad, Anna Forés Miravalles vino a Colombia a dejar un mensaje clave en momentos en que -se dice- vivimos un período trascendente por los varios hechos políticos y sociales que se están dando: “la paz es posible, aunque a veces se sienta inalcanzable”.
 
Y aunque pareciera una frase corriente, Forés la pronuncia con la profunda convicción de que si cada cual trabaja -si todos trabajamos- por construirla esta es posible.
 
Entonces, retó al público que asiste al primer congreso internacional de Resiliencia y Paz a que escribiera cuál es su tarea en este campo –el de la paz-, distribuyendo para este ejercicio un papel blanco con la figura de una paloma, que ella había silueteado y traído desde Barcelona precisamente para este ejercicio.
 
Al sensibilizar al público sobre si hace un aporte real y efectivo a la paz, durante su conferencia Forés orientó al auditorio con el siguiente planteamiento: “si la paz es la respuesta, ¿cuál es la pregunta?”
 
Para la docente española todos estos temas de la resiliencia y de la paz tienen una esfera individual y una esfera colectiva que si se trabajan bien, pueden potencializarse:
 
El primero, tanto la una como la otro son un SÍ a la vida.
 
El segundo, la una y la otra reconocen al otro como legítimo; es decir lo aceptan en su diferencia.
 
El tercero, cada uno de nosotros somos importantes para promover la resiliencia y tejer la paz. Por eso, su mensaje al auditorio fue este: “por insignificantes que parezcamos, somos piezas únicas y claves en la construcción de la paz”.
 
El cuarto y último, hallar en las dificultades una solución, lo que exige nuestra capacidad creativa. “Cuando a la ostra le entra un granito de arena en su interior y este la agrede, la ostra segrega nácar para defenderse. Como resultado, crea una joya brillante y preciosa”.
 
La idea es que al igual que las ostras, nosotros encontremos en las crisis la oportunidad creativa de entregar lo mejor de sí mismos. Todo, teniendo en cuenta el profundo dolor al que han estado sometidas muchas personas y comunidades en Colombia por cuenta de la violencia.

Al evaluar el hecho de que la resiliencia y la paz no solo son procesos profundamente individuales, sino también profundamente colectivos, en los que resiliencia y paz se conectan, hizo una crítica a la forma cómo se está educando: “los profesores forman a los estudiantes para competir y esta genera violencia”, por lo que agregó: “es necesario educar para cooperar. Cuando esto sucede estamos educando para la paz”.
 
Forés es directora de la Asociación de Investigación para la Resiliencia (AIRE). Desde el 2004, por medio de trabajos investigativos esta asociación ha hecho aportes al trabajo con poblaciones vulnerables desde la perspectiva de la resiliencia. “Se promueve la resiliencia a padres y educadores para que fomenten en los niños el espíritu de resolver sus propios problemas desde pequeñas iniciativas creativas”, comentó la docente.
 
Esta española de mirada dulce y risa contagiosa es doctora en filosofía y ciencias de la educación de la Universidad de Barcelona; claustro del que ha sido vicedecana de pedagogía y actualmente enseña en la facultad de educación. También ha publicado los libros La resiliencia. Crecer desde la Adversidad, Tim Guénard; y La resiliencia en contextos socioeducativos.