152 candidatos a las elecciones locales tendrían vínculos con grupos ilegales

Según un informe de la Fundación Paz y Reconciliación, el 81 por ciento de ellos tiene una alta probabilidad de ser elegido durante las próximas elecciones.

17 de octubre de 2015  

Las próximas elecciones locales serán muy importantes para el país, sobre todo ahora que un acuerdo entre el Gobierno y las Farc puede estar a la vuelta de la esquina.

Y lo es porque los mandatarios locales que salgan elegidos el próximo 25 de octubre tendrán en sus manos la responsabilidad de implementar y ejecutar la minucia de los acuerdos de paz de La Habana y las reformas que se necesitan para que el posconflicto funcione.

Por eso llama la atención el informe de la Fundación Paz y Reconciliación, en el que denuncian que 152 candidatos en 21 departamentos tienen presuntos nexos con grupos armados ilegales y mafias.

Lo que es peor, la mayoría tiene el aval de partidos tradicionales y el 81 por ciento de ellos tienen alta probabilidad de salir elegidos.

“Los departamentos donde se viene realizando la investigación son: Valle del Cauca, Córdoba, Bolívar, Sucre, Magdalena, Cesar, Antioquia y Santander. Por otra parte, se realizaron visitas a terreno en otros departamentos en donde igualmente se ha logrado recopilar información”, dice el informe, presentado este viernes 16 de octubre.

El informe tiene siete grandes conclusiones. La primera es que los candidatos con nexos cuestionables no son homogéneos y hay cinco tipos de ilegalidades: los parapolíticos, los herederos de los parapolíticos, los vinculados con grupos delincuenciales que aspiran a participar en política por primera vez, los que tienen inhabilidades o investigaciones de organismos de control, y los que tienen vínculos con redes de contratistas que han desfalcado al erario público.

La segunda es que la mayoría de estos candidatos están avalados por los partidos tradicionales, a diferencia de hace cuatro años, cuando muchos de ellos se presentaron por firmas.

Según la investigación de la fundación, los partidos que más avales cuestionados entregaron en esta oportunidad fueron el Conservador  (26), el Liberal (24), la U (21), Cambio Radical (15) y el Centro Democrático (6). 14 candidatos se presentaron con coaliciones de varios partidos y 11 se presentaron avalados por firmas ciudadanas.

Otra conclusión es que la mayor parte de estos candidatos tiene su caudal electoral en municipios en donde la violencia paramilitar fue muy fuerte. Los departamentos que ejemplifican esta conclusión son Antioquia, Sucre, Santander y Magdalena.

El informe pone el foco en este último departamento, en el que durante la arremetida de los paramilitares varios políticos firmaron el pacto de Chibolo liderado por Jorge 40. “Una buena cantidad de firmantes del pacto después de haber pagado cárcel o haberse escondido o de desaparecer de la escena pública por algunos años, han regresado a la arena política”, dice el documento.

De hecho uno de los candidatos a la alcaldía de Plato (Magdalena) aparece firmando el pacto, en el que los políticos se comprometían a ayudar a los paramilitares a “refundar la patria”.

Del proselitismo armado al proselitismo económico

Por otro lado, el informe cuenta que los costos de campaña en muchos casos están violando los límites electorales. Algo que sucede por la falta de mecanismos de sanción y la incapacidad de los entes de control de hacerle seguimiento al tema.

Una situación que da pie a que las campañas sean financiadas por actores armados ilegales, contratistas o utilizando el dinero (y la maquinaria) de los clanes políticos tradicionales. Según el informe, esto “perpetúa una estructura corporativa de política, donde los clanes funcionan como empresas electorales”.

La ‘mermelada’ –como se conoce en el mundo político a los cupos indicativos entregados por el Gobierno a los congresistas– también influirá en las próximas elecciones.

Esto porque varios congresistas tienen sus propios candidatos a las alcaldías y tratarán de consolidar su poder electoral haciéndolos elegir en esos municipios, en donde invierten el dinero de la ‘mermelada’.

Finalmente el informe dice que hasta ahora se han presentado 160 casos de violencia política. La mayoría de casos (119) son amenazas a candidatos, pero también se han contabilizado 18 atentados y 17 asesinatos.

Los partidos que más casos de violencia política han denunciado son el Partido Liberal, el Centro Democrático  y la Unión Patriótica.

El informe publica un listado de los candidatos cuestionados e invita a los ciudadanos a elegir bien, porque las personas que ganen las próximas elecciones tendrán que liderar una posible etapa de postconflicto, que de darse sería una de las más importantes en la historia del país.