Acciones Reconciliadoras

Fiscalía identificó los restos de tres desaparecidos del Palacio de Justicia

Se trata de Cristina del Pilar Guarín, Luz Mary Portela León y Lucy Amparo Oviedo, tres de los 11 desaparecidos del Palacio de Justicia.  Alivio para sus familias después de 30 años.

20 de octubre de 2015

30 años tuvieron  que esperar las familias de Cristina del Pilar Guarín, Luz Mary Portela León y Lucy Amparo Oviedo para encontrar los restos de sus seres queridos… ¡30 años!

Las tres mujeres desaparecieron, junto con otras 8 personas, luego de la toma y retoma del Palacio de Justicia ocurrida entre el 6 y el 7 de noviembre de 1985.

Usando videos, fotografías y pruebas documentales que mostrarían que varios de ellos salieron vivos del  Palacio en  manos de militares, sus familias han librado desde entonces una batalla enorme para que el Estado reconozca su culpa y se comprometa a devolver los restos.

Hasta el momento dos oficiales (r) del Ejército Nacional –Arias Cabrales y Alfonso Plazas Vega– están tras las rejas por el hecho y aún alegan su inocencia. De hecho se especulaba que Plazas Vega podría salir libre pronto, cuando la Corte falle en segunda instancia. 

Sin embargo, este lunes 19 de octubre el Instituto Nacional de Medicina Legal finalmente identificó los restos de las tres mujeres, lo que le podría dar un giro a la investigación por los desaparecidos, ya que del estudio de los cuerpos se podría determinar cómo  murieron.

Según Semana.com, “los restos fúnebres encontrados fueron producto de exhumaciones adelantadas en el Cementerio Jardines del Recuerdo, al norte de Bogotá, y el cementerio del Sur (…) los restos encontrados de las tres mujeres yacían en fosas en las que habían sido enterradas otras personas que sí se encontraban plenamente identificadas”.  

Luz Mary Portela y Cristina del Pilar Guarín, quienes estaban trabajando en la cafetería del Palacio de Justicia y ese día reemplazaban a dos personas en sus labores, aparecieron en Jardines del Recuerdo. El cuerpo de Lucy Amparo Oviedo, quien asistió ese día a una entrevista de trabajo, estaba en el Cementerio del Sur.

“Fuentes consultadas por Semana.com indican que los testimonios del exagente de Inteligencia del Ejército Bernardo Garzón Garzón, dieron un curso distinto a la búsqueda que hacía la Fiscalía, a través de Medicina Legal y organismos de Policía Judicial”, dice el artículo de la Revista Semana.

¿Dos nuevas desaparecidas?

El hallazgo de la Fiscalía, sin embargo, implica que hay dos nuevas personas desaparecidas del Palacio de Justicia.

Esto porque el ente investigador descubrió inconsistencias entre las actas de levantamiento y el reconocimiento de los cuerpos de Maria Isabel Ferrer de Velasquez y Libia Rincón Mora, dos de las víctimas mortales de la toma y la retoma. 

Al hacer las exhumaciones, las autoridades encontraron que en realidad quien había sido enterrada como Maria Isabel Ferrer era Cristina del Pilar Guarín, y quien había sido enterrada como Libia Rincón era Luz Mary Portela.

Eso implica que, a pesar de la alegría de algunos, otras dos familias descubrieron este martes que a quienes habían llorado y visitado durante tres décadas no eran en realidad sus seres queridos, que ahora engrosan la lista de desaparecidos. 

Maria Isabel estaba de visita ese día en el palacio y Libia era magistrada auxiliar. Hasta entonces se pensaba que habían muerto en el fuego cruzado. 

Lucha por la verdad

El 6 de noviembre de 1985 el grupo guerrillero M-19 se tomó el Palacio de Justicia con el fin de hacerle un juicio político al entonces presidente Belisario Betancour. Un día después el Ejército decidió recuperar las instalaciones.

Entre el fuego cruzado murieron 98 personas, incluyendo a varios de los magistrados de la Corte. Desde entonces no se volvió a saber más de los desaparecidos.

Los videos y los testimonios que hablan de varios de ellos saliendo vivos han sido claves para las condenas que se han presentado contra el Estado colombiano.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), por ejemplo, condenó a Colombia en diciembre de 2014 por las 11 desapariciones y dijo que “existió un modus operandi tendiente a la desaparición forzada de personas consideradas como sospechosas de participar en la toma del Palacio de Justicia o colaborar con el M19. Los sospechosos eran separados de los demás rehenes, conducidos a instituciones militares, en algunos casos torturados y/o desaparecidos”.

Esa condena obligó al Estado colombiano a adelantar “una búsqueda rigurosa en la cual realice todos los esfuerzos para determinar el paradero de las 11 víctimas aún desaparecidas” y a indemnizar a sus familias “por concepto de daños materiales e inmateriales y por el reintegro de costas y gastos”.

La identificación de estos tres cuerpos es una buena noticia para las familias, que por fin podrán enterrar los restos de sus seres queridos. Además, abre la esperanza de que aparezcan pronto los ahora diez cuerpos restantes.

Por otro lado, la justicia deberá aprovechar el hallazgo para hacer las pruebas correspondientes y determinar si las tres mujeres fueron torturadas o si murieron en el incendio. 

Por ahora Jaime Granados, abogado del coronel (r) Plazas Vega, afirma que esto prueba la tesis del militar, quien siempre ha dicho “que las personas fallecieron y que hubo un error en el proceso de identificación de los cadáveres, pero no desapariciones”.

Las familias, mientras tanto, alegan que la identificación de los restos es una prueba más de que las personas sí fueron desaparecidas. 


"El descanso total es cuando se hace la entrega del cuerpo con la verdad verdadera", dijo una de ellas.