Acciones Reconciliadoras

Los mejores y peores gobernantes en atención a las víctimas

La evaluación la hizo hace algunos días la Unidad para la Atención a las Víctimas, al entregar la certificación territorial 2014, un reconocimiento de la contribución de los departamentos, distritos y municipios en la restitución de los derechos de las víctimas.
 
Octubre 27 de 2015
Foto: Guillermo Torres. Archivo Semana
 
La Unidad para las Víctimas midió la gestión de los Alcaldes y Gobernadores que terminan su período el próximo 31 de diciembre.
 
La medición evalúa los avances, fortalezas, debilidades y necesidades de las entidades territoriales en la aplicación de la Ley de Víctimas, y en especial qué tan consolidada está la política pública de asistencia, atención y reparación integral a las víctimas en cada territorio.
 
El balance muestra 43 entidades territoriales (incluidos municipios y departamentos) en un nivel alto sobresaliente, 216 en alto, 417 en medio y 457 en bajo. Es decir, el 22% de las entidades llegan a un nivel alto o sobresaliente en la calificación, mientras que el 77% tienen un nivel medio o bajo.
 
Un nivel bajo quiere decir que las entidades no cumplieron el 50 por ciento de las actividades que se evalúan, mientras que un nivel medio equivale a un cumplimiento de entre el 50 y el 75%.
 
Entre las entidades reconocidas por su nivel sobresaliente están las Alcaldías de Bogotá, Medellín, Villavicencio, San José del Guaviare y Leticia y las Gobernaciones de Antioquia, Arauca, Casanare, Guaviare, Huila, Meta, Risaralda y Vichada.
 
La única ciudad capital del país que fue calificada con un nivel bajo fue Sincelejo, mientras que fueron siete los departamentos que tuvieron esta calificación: Cauca, Chocó, Magdalena, San Andrés y Providencia, Sucre, Tolima y Valle.
 
En la presentación de la certificación territorial, la Directora de la Unidad para las Víctimas, Paula Gaviria, recordó que la Ley de Víctimas, expedida en 2011, es una ley prevista a 10 años, de modo que ya quedan solo seis años para su implementación.
 
Aseguró que pese a las dificultades que han tenido las entidades territoriales para cumplir sus obligaciones el balance es positivo y hay avances significativos en el cumplimiento que los entes territoriales le están dando a la ley.
 
Señaló que el ingrediente fundamental para el cumplimiento de la Ley de Víctimas es la voluntad política, pues hay casos de municipios de muy bajos recursos que han cumplido con la totalidad de sus competencias.
 
“Con voluntad política se consiguen recursos, se hace gestión, se logra que la Nación le pare bolas a ese municipio y confíe en que los recursos van a ser bien invertidos”, manifestó.
 
La evaluación les dará información relevante a los nuevos mandatarios locales y regionales para que asuman sus responsabilidades frente a las víctimas durante las administraciones que inician el 1 de enero de 2016.

Vea el listado completo  de los municipios y departamentos según su nivel de contribución a la implementación de la Ley de Víctimas.