Estas son las primeras tareas del Estado para fortalecer la búsqueda de los desaparecidos

La Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas se reunió este miércoles para analizar el acuerdo logrado en La Habana y definió varias medidas concretas para mejorar las capacidades del Estado a la hora de buscar a los que desaparecieron. 

28 de octubre de 2015

El acuerdo logrado en La Habana para buscar a las personas desaparecidas en el marco del conflicto armado es uno de los más importantes que se han alcanzado en los tres años de proceso de paz.

Aunque desde hace 15 años el Estado adelanta esfuerzos para buscar a los desaparecidos de manera forzada, el fenómeno ha desbordado a las instituciones colombianas encargadas del tema.

Por eso este miércoles, en la Casa de Nariño, se reunieron las cabezas de las entidades del Estado que conforman la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, para conocer lo acordado por el Gobierno y las Farc, y para diseñar una serie de medidas concretas que ayuden a cumplir con la tarea.

A la cita asistieron el ministro de Defensa, el procurador Alejandro Ordoñez, el defensor del Pueblo Jorge Armando Otálora, el director del Instituto Nacional de Medicina Legal, dos representantes de las víctimas, el vicefiscal Jorge Perdomo y el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo.

La comisión, creada por la Ley 589 de 2000, fue uno de los primeros esfuerzos institucionales para promover la investigación del delito de desaparición forzada y la búsqueda de los desaparecidos, y será la encargada de garantizar algunas de las medidas acordadas en La Habana.

“Acordamos darle a la Comisión Nacional de Búsqueda la tarea de que en un plazo de 4 meses hagan un plan de fortalecimiento de las capacidades necesarias para cumplir con los propósitos anunciados en el acuerdo y no esperar a la firma definitiva para comenzar a buscar los desaparecidos”, dijo Sergio Jaramillo al término del encuentro.

Estas son algunas de las tareas concretas que quedan en manos de la comisión y que las siete entidades que la conforman esperan tener listas de aquí a febrero, un mes antes del plazo que el Gobierno y las Farc se pusieron para firmar el acuerdo de paz.
 
Consolidación de cifras y bases de datos
 
Uno de los mayores problemas que enfrenta el Estado a la hora de buscar a los desaparecidos es la falta de cifras consolidadas sobre desaparición. Cada entidad maneja sus propios números y ni siquiera se sabe cuántos desaparecidos hay, pues el Centro de Memoria Histórica calcula 25.000 y la Fiscalía tiene registros de 40.000.

Por eso, una de las tareas es crear un equipo con un delegado de cada una de las entidades que conforman la comisión para cruzar estadísticas y bases de datos con el fin de llegar a cifras depuradas y consolidadas.

Crear el banco de perfiles genéticos

La búsqueda de los nietos desaparecidos por la dictadura en Argentina cambió completamente cuando se creó un banco de ADN con las muestras de todas las abuelas o madres que habían perdido a sus hijos. Desde entonces sólo basta con cruzar las muestras de una persona o de unos restos con las del banco, para definir si es uno de los desaparecidos o no.

Algo similar piensan hacer en Colombia. “Se van a fortalecer los laboratorios de ADN y los procesos de identificación de cuerpos. Eso involucra la estructura del cerebro del banco nacional de perfiles genéticos”, cuenta Carlos Valdés, director del Instituto de Medicina Legal.

El tema es clave porque  en los últimos años el CTI de la Fiscalía ha exhumado más de 7.000 cuerpos, pero sólo se han identificado y entregado unos 3.300. El resto de cuerpos aún no se han podido identificar. Esos cuerpos no identificados serán preservados indefinidamente por Medicina Legal.

Fortalecimiento del Plan Cementerio

La Fiscalía y el Instituto Nacional de Medicina Legal tienen desde hace unos meses un plan que busca intervenir los cementerios de Colombia en donde se presume que reposan víctimas del conflicto enterradas como NN. La idea es escarbar las tumbas sin identificar, analizar los restos y a mediano plazo, entregarlos dignamente a sus familias.

Mientras ambas entidades aceleran la implementación de ese plan, la Fiscalía se comprometió a “redoblar los esfuerzos investigativos” para establecer la verdad judicial en materia de desaparición y definir quiénes son los principales responsables.  

Audiencias regionales para escuchar a las víctimas

Finalmente se realizarán cuatro audiencias regionales en las que los miembros de la comisión van a escuchar públicamente a los familiares de las víctimas de desaparición forzada. “La idea es  que ellos nos planteen lo que esperan y que nos permitan elaborar recomendaciones para la unidad accidental que se va a crear luego de firmados los acuerdos”, dijo el defensor Otálora.
 
Adicionalmente, la Comisión se comprometió a coordinar todas las tareas definidas este miércoles con las organizaciones de víctimas, con quienes además visibilizarán el fenómeno de las personas que desaparecieron en el contexto y en razón del conflicto.

Unificar los criterios y fortalecer capacidades actuales

Un grupo operativo conformado por miembros de las siete instituciones se encargará de unificar los criterios sobre los procedimientos que se deben aplicar en la búsqueda, identificación, recuperación y entrega de restos de personas desaparecidas.

“Deben ser criterios unificados, estandarizados y validados”, explicó Carlos Valdés en la rueda de prensa posterior a la reunión. Por otro lado, el Instituto de Medicina Legal se comprometió a revisar y fortalecer las capacidades institucionales actuales de búsqueda y de exhumación de cuerpos.

Ayuda externa

En este proceso, y en el de fortalecimiento de las entidades, la comisión pedirá la asesoría y el acompañamiento técnico del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), una entidad con experiencia internacional sobre el tema.