Acciones Reconciliadoras

Amnistía Internacional advierte sobre riesgos de restitución de tierras en Colombia

La organización internacional publicó un informe en el que analiza los obstáculos que tiene una de las políticas públicas más importantes en materia de reparación de víctimas y uno de los puntos esenciales de la negociación entre el Gobierno y las Farc.

Noviembre 4 de 2015
Foto: Portada del Informe.

 
Amnistía Internacional destaca inicialmente la importancia del tema de las tierras para el conflicto armado en Colombia y recuerda que unos 6 millones de personas han sido objeto de desplazamiento forzado y al menos 8 millones de hectáreas (que equivalen aproximadamente al 14 por ciento del territorio de Colombia, han sido abandonadas o adquiridas por la fuerza como consecuencia del conflicto.

Aunque la organización internacional reconoce que la expedición de la Ley de Víctimas en 2011 fue un avance en esta materia, asegura que también tiene muchas debilidades.

Por ejemplo, advierte sobre la falta de seguridad que afecta a quienes promueven la restitución.

“Muchos reclamantes, sus representantes en organizaciones de derechos humanos y funcionarios del Estado implicados en la restitución de tierras han sido amenazados o han perdido la vida a manos de las partes beligerantes, a menudo en el marco de un proceso de promoción de intereses económicos”, dice.

También critica la falta de voluntad política y de capacidad institucional en algunos sectores del Estado, que ha impedido que se apliquen de manera efectiva las medidas ordenadas por los jueces.

“Los vínculos entre algunas instituciones regionales y locales y las élites económicas y políticas, los paramilitares y, en menor grado, los grupos guerrilleros han sido bien documentados8 Muchas élites regionales y locales consideran la restitución de tierras un intento del gobierno central de menoscabar sus intereses. En consecuencia, estas élites están minando la restitución mediante el control que ejercen sobre algunas instituciones locales y regionales”, agrega.

Amnistía hace una referencia especial a la situación de las comunidades indígenas y afrodescendientes, de quienes dice que debe defenderse su derecho a decidir cómo desarrollar su tierra por encima de los intereses de las empresas de explotar sus territorios para obtener beneficios.

Por ejemplo, señala que en los últimos años se han otorgado licencias a empresas mineras y de otros sectores para explotar tierras ancestrales sin consultar adecuadamente a las comunidades ni obtener su consentimiento.

Finalmente, Amnistía advierte sobre la importancia de hacer una restitución de tierras efectiva como elemento necesario para garantizar una paz sostenible.

“La restitución de tierras sostenible, con restitución de los derechos territoriales de las comunidades indígenas y afrodescendientes, es una parte fundamental de la reparación. A menos que las autoridades puedan garantizar el respeto efectivo y urgente de estos derechos, Colombia no sólo vulnerará las obligaciones internacionales contraídas en materia de derechos humanos, sino que corre el riesgo de dejar sin resolver una de las principales causas del conflicto armado. Esto podría tener graves repercusiones para la viabilidad a largo plazo de cualquier posible acuerdo de paz”, concluye.

Vea el informe completo.