Acciones Reconciliadoras

Morir, literalmente, por la justicia

‘La vida por la justicia’ es el libro que acaba de lanzar el portal Verdad Abierta, con doce historias de funcionarios de la rama judicial que dieron sus vidas, su libertad o su tranquilidad por perseguir la verdad. Desde 1989, unos 308 han sido asesinados.

Por Carolina Gutiérrez
Periodista de Revista Semana
Noviembre 12 de 2015


“Cuando uno lee ‘La vida por la justicia’ entiende por qué Colombia tiene tantos vacíos en su memoria, por qué en este país se recicla la violencia, por qué hay insolidaridad, por qué hay olvido, por qué sigue la degradación y la barbarie”. Con estas palabras Jorge Cardona –editor general de El Espectador– presentó este libro publicado por el portal Verdad Abierta, con el apoyo de Oxfam Intermón y la Unión Europea, que narra doce historia de funcionarios “que dieron sus vidas, su libertad o sus carreras para impedir que la impunidad se instalara en el país”.


Doce relatos que son apenas un asomo a la racha de violencia que han tenido que soportar jueces, fiscales, investigadores, magistrados, líderes, “que sabían que sus vidas, su integridad, su prestigio o su libertad estaba en juego, y que aun así actuaron de acuerdo a sus conciencias”, como escribe Marta Ruiz, directora de Verdad Abierta, en la introducción del libro. Y continúa: “Muchos de ellos fueron asesinados; otro han tenido que pagar con su tranquilidad física y psicológica… otros han quedado solos y desprotegidos. Pero son ellos quienes han permitido que en una guerra de tantos años, el país no colapse y las instituciones mantengan algo de dignidad”.

El Centro de Memoria Histórica calcula que por lo menos 1.487 funcionarios de la Rama Judicial fueron victimizados entre 1979 y 2009. Y el libro entrega otras cifras igual de aterradoras: desde 1989 un total de 308 funcionarios han sido asesinados y otros 608 han recibido amenazas. Según el Fondo de Solidaridad con los Jueces Colombianos (Fasol), que cumple 22 años acompañando a estos funcionarios, se han presentado 123 atentados, 40 casos de desaparición forzada, 45 secuestros, 39 exilios, 35 desplazamientos forzados y 23 judicializaciones.

Las 209 páginas de ‘La vida por la justicia’ contienen, entre otras, la historia de Iván Villamizar, defensor del pueblo de Norte de Santander asesinado en el 2001. Villamizar fue el primero en alertar al país de “los ríos de Sangre que correrían por el Catatumbo. Militares, policías y fiscales, aliados a los paramilitares, son responsables de su muerte y de la impunidad que se fraguó en ese departamento”, señala el libro.

Están contados también los detalles del homicidio de José Pareja Ariza, personero de Villanueva, Guajira, quien peleó hasta la muerte porque Salvatore Mancuso y Jorge 40 –detenidos en flagrancia en 1997 y dejados en libertas por “funcionarios corruptos”– volvieran a ser capturados. Y aparece también el caso de Iván Velásquez, exmagistrado auxiliar de la Corte Suprema de Justicia, “ese gran personaje que denunció la parapolítica y a quien luego dejaron solo”, como reseñó Jorge Cardona.

“Estas son las historias de hombres comunes que se convirtieron en héroes, que evitaron que el Estado se convirtiera en un monstruo abominable… Sin ellos este país sería mil veces peor”, concluyó  Alejandro Matos, presidente de Oxfam Intermón en Colombia, en la presentación del libro.

La publicación también puede consultarse en línea, en este enlace.