Dejó atrás las armas y ahora trabaja por buscar la paz

Vera Grabe fue una de las dirigentes del grupo insurgente Movimiento 19 de Abril o M-19 (que se desmovilizó a inicios de los años 90).

Noviembre 26 de 2015
Foto: ONU Mujeres


Participó en el robo de la espada de Simón Bolívar, fue la responsable de las relaciones internacionales de la guerrilla, se “enmontañó”, vivió desde dentro de la insurgencia y durante décadas participó en distintas tomas guerrilleras.

Finalmente creyó en la paz cuando el movimiento guerrillero decidió dejar las armas. Cuando se firmó el armisticio fue senadora y representante del pueblo elegida en las urnas.

Hoy, fuera de la política, dirige el Observatorio de la Paz.

Este perfil hace parte de la serie ‘Mujeres resueltas a construir la paz’, un especial realizado por la periodista española Lula Gómez y la Mesa de Género de la Cooperación Internacional, de la que hace parte ONU Mujeres, para recoger algunas de las voces de mujeres colombianas resueltas a construir paz. 

Reconciliación Colombia lo publica con autorización de la Organización.

Vea los perfiles anteriores:

Nelly Velandia: Una luchadora por la dignidad de las mujeres del campo
Mayerlis Angarita: Una víctima que empodera a otras con la palabra
La persistencia en la búsqueda de la verdad
Ha impulsado a las mujeres a “salir de la casa a la plaza”