Es necesario entender la paz antes de construirla

Durante la séptima asamblea nacional de personeros ‘Territorios para la paz’, la pedagogía para la paz adquirió relevancia. Los personeros de las zonas más alejadas y que sufren el conflicto serán en buena parte los responsables de la pedagogía de la implementación de los acuerdos de La Habana.

Por Daniel Téllez           
Enviado especial de Reconciliación Colombia 
Cartagena

3 de diciembre de 2015

Considerar que la paz se construye desde las regiones y que la implementación de los acuerdos de La Habana en las zonas más afectadas por el conflicto constituye el verdadero desafío fue lo que el  presidente de la Federación Nacional de Personeros, Andrés Santamaría, puso en la mesa en el marco de este encuentro anual que busca convocar a quienes tienen la labor de construir un puente entre la sociedad civil y el Gobierno en este momento en el que se define la suerte de las conversaciones de paz entre la administración Santos y la guerrilla de las Farc.

La reconciliación, las regiones y la pedagogía están en primera fila en la labor que los personeros tienen en este momento coyuntural en el que se habla de que hay que aterrizar las discusiones de La Habana. En varias ocasiones, estos funcionarios mencionaron su dificultad de atender a la población por carencias en sus asignaciones presupuestales. Los personeros son, en realidad, el eslabón más débil de la cadena precisamente por lo que ellos señalan y porque han estado expuestos a toda suerte de presiones en el ejercicio de sus funciones.

Bibiana Barberena, directora de Estudios Regionales de la Federación Nacional de Departamentos, se refirió a esa labor de “docentes”, a la que están llamados los personeros. “Si no hacemos un ejercicio de pedagogía para la paz a lo largo y ancho del país, si no conseguimos este objetivo estamos en problemas”.

También se hizo referencia a que el país habla de la importancia de construir la paz, sin tener en cuenta que la sociedad civil debe primero entender la paz que se propone para que esta sea respaldada. “Necesitamos primero a la ciudadanía para ganarnos el plebiscito”, afirmo Antonio Madariaga, director de Viva la Ciudadanía, refiriéndose a que luego de firmados los acuerdos de La Habana, que se prevé serán en marzo de 2016, viene una prueba de fuego para el proceso en general, que es la refrendación de los mismos por parte de los ciudadanos con derecho a voto. Esta jornada puede cumplirse en junio de 2016.

El Estado debe llegar a las comunidades mediante acciones concretas, y la educación es una oportunidad importante para hacerlo. Jineth Bedoya, subeditora de Justicia del diario El Tiempo, fue más directa cuando dijo: “no podemos reconstruir un país, si no sabemos qué es paz, ni cómo se aplica. Así que hay que apostarle a la pedagogía para la paz empezando por el Gobierno”.

Por su parte, al tomar la palabra en este encuentro que se desarrolla en Cartagena, la senadora por el Partido Verde Claudia López dijo que la guerrilla ha sido la gran excusa para que las clases política del país contengan las demandas legítimas de inclusión política, social y económica de por lo menos 15 millones de colombianos que viven en zonas estigmatizadas. A juicio de esta lideresa política, estas excusas distraen la prioridad de hacer pedagogía para la paz con miras a la anhelada reconciliación.